domingo, 31 de marzo de 2013

Sal de mi mar

Volver como si jamas me hubiese ido.
Como hijo prodigo recibido sin rencor.
Sin acritud.
Sin reproches.
Estuve lejos y fui feliz sin necesitaros.
Hoy soy infeliz y añoro el calor del despreciado fuego de mi hogar.
Soy inferior, soy un caído, soy un rendido.
Y miro atrás al estatus de los míos, de mi sangre.
Sangre que ayer, ese ayer tan próximo que denosté.
Egoísmo es lo que siento y así sin pudor lo articulo
Es en la sinceridad, el más humillante de los castigos, en el que estribo mi perdón.
Nada tengo, nada atesoro, todo lo malgasté.
Y sin refugio, ni caricia apelo a mi sangre.
Cuna que hice astillas, sangre sobre la que chapoteé.
Vengo rendido del lejano frío al cercano calor.

El único amor que perdona y olvida.
Perdón de la misma sangre, de la misma casa, de pulsiones que ni las vivencias ni la educación borran.
Apelo a ti sal de mi mar.
Brisa de mis orillas.
Marea, oleaje de mi primer y furtivo amor.

Amante miserable

¿Cuando cantará la calandria.? Para poder marcharme.
¿Cuando será luna nueva.? Para poder ver y huir.
¿Cuando cumplirás tu promesa.? Y me dejaras marchar.
Esclavo de amor, que se alimenta de migajas, y mientras es tan precariamente alimentado no estima la redención.
Salario de miseria de amante miserable.
¿Como salvaré mi vida.? Si no me permites de este pecado escapar.................

Satén rojo


Satén rojo para morir y distraer de la herida por la que me desangro.
Ya estoy vencido.
Ayer cima, hoy fosa.
Frontera cruzada en caída libre.
Sin libranza tropiezo mortal.
Llaves que hoy solo sirven para cerrar puertas.
Llaves que ya no abren nada.
Rey sin reino.
Reino sin rey.
Y en el sin escapatoria continuo haciendo promesas.
Vientos altanos que en vuestras incursiones me heláis.
Eternamente en paz y sin una gota de sangre...................

Estrépito

EL ESTRÉPITO DEL FUEGO SERA MI ALIADO.
Aunque solo sea por unas horas necesito sentirme Nerón.
Verdugos que esperáis las horas bajas. 
El sueño reparador es vuestro cómplice.
Sopor que rindes ejércitos que no reglan bien sus vigilias.
Torres vigías, faros que nos avisáis de los escollos.
¿Quien no tiene miedo en los instantes de horrible sorpresa.?
Adagios que minan el animo.
No es divertida la guerra, aunque hay quien se la tome como un juego de estrategia y diversión.

sábado, 30 de marzo de 2013

Frivolité


La clave no esta en profetizar, si no en al intención con la que te quieran leer.
El conveniente leer lineas.
El conveniente leer entre lineas.
La presa nunca debe detectar tu presencia.
La cárcel de la educación. 
La prisión de los modales.
Misterios que velan carencias.
Fantasías que velan faltas.
Encajes de organza, de filtiré, de frivolité, de brujas, de chantilly, todo en aras de encajar.

Trabas

Que los frenos y trabas te las pongan otros, nunca lo hagas tu, solo vivimos una vez, y es obligatorio ser feliz , si algo no te hace feliz aléjate. 
Hemos venido a cambiar el mundo, pero siendo coherentes, predicando con lo domestico, con lo próximo, con nosotros.
Tu decides si quieres padecer o disfrutar.
Ahormabilidad, ductilidad, maleabilidad, los elementos han estado y estarán siempre, vive con ellos, no para ellos.
Bienvenido a la locura de la genialidad.

yo

La genialidad es dura para quien decide padecerla.
Pero es muy divertida para quien decide disfrutarla.

Polizonte

Mi futuro esta en manos de las cacatúas.
Timoneles lustrosos.
Soy un polizonte lleno de optimismo a pesar de la deriva.
Travesía de desierto.
Que arribará a la venganza del pacifista.
Camino de soledad, a hurtadillas y sin sol.
Intentando sobrevivir en la negrura de la noche, en el sudor del dolor de las astillas, en el silencio del sol.
Loros del color de las traiciones.
Estridentes, llamativos, ofuscadores.
Esperáis caer en círculos sobre mi cadáver.
Pero no lo consentiré
Mis labios de sal saben a sed.

Guijarros

El cataclismo derribará las torres de usura.
Escarabajos adivinos que nunca falláis.
Decidme hacia donde mudar.
En la hondura del estomago esta mi nudo.
Motor primigenio que movilizas el acero.
Las mariquitas auguran tiempos de plomo.
Entre lo sobrenatural, entre lo supraterreno.
No es un golpe de suerte, es una concienzuda misión.
La batida contra el castigador.
Fin de las indolencias.
Descalzo soportaré la carrera sobre guijarros, con el norte claro de expulsar del templo a los mercaderes.

Charcos

Llenos de charcos los caminos del Santísimo.
Horizonte de chubascos.
Dolor de lluvias.
Caídas de humedad, de frío, de piedras, de lodos.
Hacheros, torcheros, turiferarios, confalonieros, todos recluidos en sagrado.
Ni un solo paso, nada pasa mientras eternamente llueve.
Larga y santa lluvia.
Con suave furia.
Con leve gloria.
Rendidos al manto de líquenes.
Campanas de bronce húmedo de tañer quejumbroso.
Húmedos oficios que bajo la lluvia se ofician.
Las sorpresas del manso.
La previsibilidad del bravo.

Amar


El amor a veces amedrenta.
El amor a veces maquina.
Amar es un delito que uno se autoinfringe.
Rueda de calamidades.
Rueda de desgracias.
Rueda de sinsabores.
Nada tiene sentido si no están ordenadas las piezas.
Recordaré que debo recordar.
Hilos de agua en el cristal, que fluyen transparentes sobre la transparencia.
Agua purificadora que conoce su fuerza y poder.
Agua vivificante que no tiene dueño.
Amor de tierra que lame el agua.


In extremis

Captar con el color instantes.
Con palabras definir estados.
Recordar, vivir de recuerdos.
Internos, externos.
Distintos tipos de composición, de edulcoración.
Ávido por inmortalizar secuencias del falazmente trazado guión de nuestras vidas.
In extremis salvaré tu casa.

Nada promete

El sigilo del alma cauta.
Nada promete, porque nada esta en su mano.
Nada es suyo y nada le pertenece.
Solo acaricia efímeramente las flores que en los campos de su entorno florecen.

martes, 26 de marzo de 2013

La cólera de Dios

No temo la cólera de Dios.
Temo la cólera del hombre.
Dios me conformo a su imagen y semejanza, y Él todo mi ser y proceder entiende.
Dios es bondad y ni por asomo discriminaría o rechazaría a uno de sus hijos, a una de sus creaciones.
No juegues a hacer lo que Dios nunca haría, no pongas en su boca palabras que Él nunca diría.

Zonación

Desvelos de agorera sangría de próximos.
Entre tinieblas, oficio de brumas.
Sin apenas ver, solo con la sesgada verdad del intuir.
Calvario de caídas.
Letanía de insultos.
Injurias cimentadas sobre injurias.
Arabesco de órdenes y contraórdenes, que con la forma confunden.
Desobedecer y reconocer la sapiencia.
Obedecer y reconocer la ignorancia.
Creer que algo se ha entendido, cuando todo esta concebido para no entender nada.
Jeroglífico léxico de artificios.
Sometedora y perturbadora amenaza de zonación.
Estrados de burócratas.
Burócratas que compráis Judas con la amenaza de la estratificación.
Los sillares del coro cerraran mañana la huerta del conde.
Todo acomodaticio.
Todo acarreable.
Todo reutilizable.

La mano del inferior

Enconada falsa moral que enraíza en en fulanos ávidos de primeras filas, de la notoriedad que por cuna y gracia nunca tuvieron.
Nunca la tendrán, el circo social fácilmente incumple promesas.
Palabras que se lleva el viento con la miserable presencia del trepa traidor.
Ruido y zafiedad que se tolera en al calle pero nunca en el salón.
Sálvame Dios mio de la mano del inferior, por que de ella vendrá mi muerte.

Complicada punibilidad

Solo los malhechores obran con maldad.
Los intachables por su blanco son diana.
Paranoia colectiva.
Revuelo de masas.
Condena sin juicio y con escarnio en plaza publica.
Graves descalificaciones.
Odios profundos.
Celos y enredos de zarzas de envidia.
Complicada punibilidad.
Con daño de puñalada clara y abierta.
Todo afecta.
Todo hunde.
Todo enloda.
Todo pesa.
En la raigambre de miserias.

Pondré en jaque a mi imperio

Preparado para perder.
El precio de los excesos.
Rebaño de ovejas negras donde la blanca es la que sufre la tara.
Los contextos propicios.
Las minorías escriben designios y sufren la cólera. 
Mortales entre los mortales, Dioses entre los Dioses.
El igual se confunde entre los iguales, el diferente nunca se confunde.
La poca claridad con al que se percibe la masa y al claridad con al que se ve un grano.
No solo el pueblo traiciona a su Dios.
Dios también puede como castigo traicionar a su pueblo.
Por un solo descarriado pondré en jaque a mi imperio.

lunes, 25 de marzo de 2013

Casablanca


Extraño el bucle en el que uno se encierra y ensimisma, en las tormentas de llanto de los recuerdos.
Encapotado día de chubascos.
Deseos de huir, de marchar donde uno cree que su vida fue mejor.
Juegan malas pasadas los recuerdos edulcorando vivencias, amigos, paisajes y tórridas temperaturas corporales de amante.
Hoy tengo un mal día y deseo volar el mar cálido de Casablanca, el mar que se ve desde mi ventana, el mar de mis Islas Canarias.

Saudade



Melancolía en las estancias saturadas de objetos que me recuerdan las perdidas.
Precipitan en lluvia fría y fina los nombres olvidados.
Anticuado escaparate de tentaciones.
Desfilan ante mi las puertas que no abrí.
Los pasos que no dí.
Los pecados que no cometí.
Y siento una gran desazón.
Y siento un gran pánico.
Revisando todo lo que no he vivido.
Pensando en todo lo que decidí no vivir.
Mil opciones de vidas malgastadas.
Acaso mejores.
Acaso más felices, más dichosas, más fáciles, con menos pesar.

Circo de Nerón




Me hago notar con las puertas cerradas.
Ausente o presente soy una estela de ruidos.
Rugen mis tripas con el hambre de venganza.
Agoreras rubias y zambas.
Caretos de monos.
Orugas procesionarias.
Familia de circo.
Circo de Nerón.
A patadas, a empellones habéis salido del camino para la consecución de la gloria.
Ladronas de días de sosiego.
Tormento de inmaculadas vírgenes del sagrario.
Atragantadoras de sagradas cenas.
Santas de palo.
Santas a palos.
Títeres de cartón fallero.
Peleas de raposas a las puertas del cielo.

domingo, 24 de marzo de 2013

Vida de intereses


Ahogados en la liquidez.
Aranceles y peajes para vivir, para respira.
Cuentas que no salen.
Cuentas de desesperación.
Vida de crédito.
Vida de demoras.
Vida de intereses.
Satisfacer o morir en la insatisfacción.

No me atan

Durante años he estado maniatado por los filtros educacionales.
Me impedían ser.
Me impedían pensar.
Me impedían casi existir.
He aprendido a caminar con ellos.
A controlarlos.
A luchar contra ellos, ganar y ser yo.
Hoy me pesan pero no me atan.
Y construyo con ellos, pero sin intención de legarlos......

Ya estas muerto


Tiempo plomizo, aburrido, grave, lento.
En la gloria tienes muchos amigos. 
En el fracaso, cuando ya no eres un gran hombre, estas solo.
Desolación.
Cena fría.
Es un cáncer.
La tercera caída.
Sin cirineos que me ayuden a levantarme.
Esperanzas devastadas.
Para ellos ya has muerto hace tiempo.
Cuando dejaste de ser valido y comenzaste a depender.
Decrepita modorra.
Estorbas................

sábado, 23 de marzo de 2013

Sin sangre real

Buches de rabia.
Odres que soñáis ensañaros con saña en el oro.
Furcia de patas abiertas.
Que tiene ajada la huerta.
Es la entrada de tu guarida una pústula.
¿Neto está el tarascón?
Viuda negra de mil que te desfloraron en concubinato.
Vicio oscuro y a oscuras.
Sin flores, sin perfume.
Solo aroma de efluvios achocados en riscos de interna miseria.
Guarida de fiebres inmisericordes.
De voraz hambre de hombre.
Asentada en estratificaciones de caldos secos y curtidos.
Visitas de hombres necios, sucios, de rufianes, de progenitor, de vecindario, de parentela.....
Perdida perdición de domada figura en constrictor látex.
Dientes almenados por donde escapa el humo del barato tabaco.
Papo que canta a orín, cenicero, berzas y nabo.
Papo que mama en caliente lo que en frió arcadas produciría.
¿En que fila artificial de vuestra mente estáis?
Porque en la primera no os veo.
Delirio de tufos.
Hambre y sed de etílicos bálsamos de salvación.
Edulcorada negrura.
Vacíos de azúcar.
Callos con fresas.
Flor y nata de las alcantarillas.
Corsee que no doma ni envara al loro.
Último Austria, pero sin sangre real.

Sangre de santo

Vecindad de dolor.
Amarga escalera.
Aborrecidas azaleas, calas y cintas.
Males de Corrobla.
Alaridos en los patios.
Paños, trapos de crímenes.
Hedor de alcoholismo.
Magisterio de desolladoras de corderos.
Todo virado en rojo, rojo de violencia.
Niños que ladran.
Ladrones niños.
Hurto de cobre.
Afectos de plomo.
Mercurio de fiebre.
Hierro en las manos.
Cantos silíceos para abrir piteras.
Sangre de santo en las ornadas y floridas escaleras ascenso a la envidiada gloria del maricón altanero.

Único consuelo posible


Expectativas en al fuerza para doblegar temores.
Espinas de perdición.
Angustia al caminar por el dolor en mis plantas.
Certeras llagas que lame mi can, único consuelo posible.

viernes, 22 de marzo de 2013

Millones de hormigas

Cientos de hormigas recorrían mi cuerpo con sus minúsculas patas.
Con sus sones marciales desfilaban por por las avenidas de mis piernas, de mis brazos, desembarcando en los bosques de mi pubis y de mis axilas.
Y con afán de espeleólogas se adentraban en las grutas de mi boca y mi nariz.
Miles de hormigas rendían cuenta de mi cuerpo libando jugos a su antojo y ajando mi ya ajada piel.
Millones de hormigas construían su reino sobre mis despojos y la reina erigía su palacio entre las carceleras costillas de mi caja torácica.
Ya solo soy hormigas que reinan en mi mundo de ausencias con su ingente y millonaria presencia.

jueves, 21 de marzo de 2013

Volaré


Chubascos, humo de guerra.
Rehilete que araña tus entrañas.
Males gálicos.
Macilento libelo fruto de híbridos. 
Confalón de nudo gordiano.
Vadear el río del sin alivio.
No daré más pasos ante el enemigo, volaré.

Confaloniero


Gacetillas de ponzoñosos galardones.
Y el confaloniero asmático sin recato frente al portaviático, se sentirá una majorette que lucirá airosa la dalmática.
Dulce conflicto de pulsiones subsanado en la procesión,por el brillo del estandarte o pendón.

Acre


Acre acautelamiento que para la indefensión no encuentra el momento.
Acáridos que a vuestro vástago asma provocáis.
Y encapotados culpáis a otros de una acción cuyo principio, sufrimiento y fin está en vuestra acémila sangre.
Demasiado joven para de sarna morir.

Declive


En la infrahistoria donde nada me adorna y donde el oropel me asfixia y estorba.
A oscura y en blanco y negro es donde lloro.
Puntales de barro que mi llanto desmorona.
Desplome hacia el vació.
Declive tras la euforia.
Hijo de la ambición.
Muletas de insatisfacción.

Luis Julian


No se habla de los que han muerto en nuestro corazón.
En la aflicción solo se habla y conversa con los que en nuestro corazón están vivos.
No es lo mismo la vida terrena que la vida del alma.
En mi corazón mis amados nunca mueres.
Siempre es primavera para mi amado. 
Siempre hay rosas en mi jardín para el lucero del alba.
Eterna primavera de ángel que inmortal no cumple años en el bosque de eterno verde de sus eternos ojos verdes.

Dar un vuelco

Dar un vuelco.
En el fondo del estanque.
Con las hundidas decepciones.
Esperanza aniquilada por la realidad.
Tener fe en los que no quieren tenerla en nosotros.
La alegría de sentirse perdonado.
La alegría de volver.
Vuelco de amor.
Estanque de fe.
Soy una cometa libre rozando el cielo, que no sabe donde va a caer, pero en las alturas ahora es feliz.
Arrecia la tormenta, temporal de tormentos.
Duérmete mi vida en la protección de mis brazos.
Que no haría yo por ti.
Todo lo que tu me pidas lo haré.
Eres lo primero, lo único, lo último.

Pájaros- ojos

Hoy me he despertado con el sobresalto de una bandada de pájaros-ojos, que libaban con fruición en el estanque de lo indiscreto eróticas e intimas caricias. 
Bellos ojos alados con plumas de faisán, con chillones colores de guacamayo, con la gracia del movimiento ligero de un colibrí, y el chisporroteo de un chochín.
Iris esponjosos de azul pavo real, alados con sombras verdes, fucsia, metálicas, moradas. No me volváis a sobresaltar más.

Orfandad

Imponer distancia.
Poderosa lejanía. 
Sanadora lejanía.
Cautela ante la tentación.
No volver a tropezar.
Párrafos aparentemente inconexos.
Pero vinculados por la necesidad imperiosa de huir.
Amor devastador como cólera.
Orfandad expósita que impone partir.

Familia de sangre


Lazos de dolor.  
Familia de sangre.
Afectos de drama.
Amor de obligaciones.
Sin miedo.
En compañía para no sentir miedo.
Tenemos repartidas las tareas.
Juntos contra todo.
Los únicos que permanecen fieles en la adversidad.
Familia de lutos.
Que a ti te guardará luto.
Sabiendo ser.  
No elidiendo el estar.
Estando siempre.
Vinculo, cordón de sangre.
Deberes de amor.
Amor  con deberes.

miércoles, 20 de marzo de 2013

Labios de pecado

Salado paladar de indómito vicio.
Febril y enajenado.
Solo te vislumbro a ti.
Labios de pecado.
Salve criminal.
Calmo cortejo de parsimonia.
Ciega fe en ti.

En la vigilia

En la vigilia tras el encantamiento, flanqueado por grutescos a candelieri, trofeos de escayola.
Necesitaré maromas para atar el amor.
Bravuconadas de tahúr.
Secuestrador que en parihuelas portan al rehén, desencadenando el fatídico síndrome.

Dianas de esgrima

Tesoros de chatarreros.
Es de borregos encontrar un brillante en una corona.
La astucia descubre brillos en las salas obscuras de Diógenes.
Rojos corazones, dianas de esgrima.
Taimados buscadores de prosperidad.
El triunfo no solo es azar.
El tesoro de las entrañas.
El trabajo de desentrañarlo.
Empeñaré al palabra.
Palabras empreñadas de esfuerzo.
Necesitados de creer.
Habidos de crecer.

En la zorrera


Siento zozobra en la zorrera.
La poca fiabilidad del converso.
Velas de sebo.
Que te quedan a obscuras pronto.
Zumbido dolor de voces deshonestas. 
Lúcido te amarga la vida el avaricioso.

Ventarron

En los presagios del viento.
Milagros de barbasco.
Novio traído por el temporal.
Sin rifas, sin disputas de plebe.
Amores solteros comprados en ultramar.
Ventarrones que a la mañana amainan.
Y dejan ver los destrozos.

Febril torpeza


Burlador de poder..
¿Quien puede alzar más la voz.?
Arrieros somos y obligados a salir a los caminos estamos.
No se elige la necesidad.
La necesidad rige el mundo.
Hambre de sol.
Febril torpeza que ignora la jerarquía, y se enreda en la epidemia de creerse sol.

Sopor


Vaho de penas.
Dolores rancios que empiezan a fermentar.
Sin protección en los bordados terciopelos.
Sopor de naftalina y almidón.

Designio de poder


Querer es designio de poder.
Te desestimaré en el rubio de los arribistas.
En el manchado botín de los vencedores.
En al soledad de tu no elegido desierto.
En tu interesado modo de ver.
En tu egoísta dolor, que choca diametralmente con el mio.
En el entumecimiento de tu sensibilidad.
Todo le exigirías a los queridos.
Todo le pedirías a los amados.
Y tu por salvarlos nada harías.

martes, 19 de marzo de 2013

Traspíe

Existís para ser tropiezo.
Vivís para ver tropezar.
Sino de estorbos.
Sino de traspiés.

Tarde


Desmedido precio para mi pecado.
Días melancólicos.
Fina llovizna.
Niebla plúmbea.
Blanco de años perdidos.
Para ahora ajados retomar.
Extraña salvación in extremis.
Necesidades postrimeras mutuas.
Tarde, simbiosis que llega muy tarde.

Un jirón


En ambas orillas.
Vengando y siendo vengado.
Soportaré los golpes.
Me harán ver ráfagas de luz.
Humo que el azar del viento orienta.
Complacer en el sacrificio.
Magulladuras de infante.
Magulladuras de madurez.
Silencioso azul de agrias envestidas.
Evocador, decidir no llorar más.
Resuellos últimos.
Violáceo espectral. 
Casi póstumo.
No se si vengado pero si duro y sudado.
Arremetidas de desolación, ira y no perdón.
Por ti me entrego y arranco del vil un jirón de si zafia alma.
Mi no victoria es el camino de la victoria de otro, ya llegará.

Pastos con dueño


Corazón amable que pones en pie los sillares de mi desplomada casa.
Llora en la niebla el bosque.
Sabedor de que la mala suerte acaba tarde o temprano.
El duro cilicio del orgullo.
La santidad no se obtiene a base de purgar el alma con la miseria.
La obcecación se convierte con frecuencia en algo denigrante.
Deja marchar, deja escapar, asume perder.
Mal de mis bienes.
Grato destructor de mi felicidad.
Sin abrigo en los fríos amaneceres.
Sin los edificantes cuidados, no temas, algo sera de ti.
Ser victima es un aprendizaje.
Pobre sangre azul.
Que termina olvidan gritar y sufrir.
Enmohecidos  nombres.
Brillos de hambre.
Fincas muradas.
Pastos con dueño.

Descansar


Campañas de ultramar.
Crestadas olas lapislázuli.
Verde sal.
Hipocampos anacarados entre nervios de coral.
Alimentado por las cumbres.
Todo va aparar a la mar.
Los grandes como grandes.
Los pequeños como pequeños.
Para tras la evaporación descansar.