sábado, 28 de febrero de 2015

La elegancia

"Todo tiene su edad, pero la elegancia como buena excepción no la tiene."
Irsia Carolain Sprimbol

Tos

Me rinde el láudano.
Me rindo en el dolor de las palabras que salen de una llaga.
¿Como pensar? En este postrante devaneo de tos interminable.
Espiral de frases febriles.
De atolondrador dolor de cabeza.
No puedo más, pero a pesar de que me siento morir, puedo.

viernes, 27 de febrero de 2015

Convidado de piedra

Demasiados profundos errores.
Demasiados repartos entre amigos.
Falaces palabras para tapar desatinos de ramplón.
La miseria moral crea fulaneos de alcoba.
Torpezas de baladrones que la teta no sueltan. 
Y el convidado de piedra con las mismas necesidades y el mismo hambre.

jueves, 26 de febrero de 2015

Voluntariedad

No hagamos héroes.
No hagamos villanos.
No nos perdamos en el laberinto de las etiquetas.
No nos confundamos en las sombras olvidando que las produce la luz.
Huyendo de lo sabido, caemos de nuevo en la ignorancia.
Extremos de voluntariedad.
Limites hipnóticos de fronteras de rendición.
Inconmovible debería ser la justicia.
Inconmovible al desaliento y al regalo de parte.

Por debilidad siento

Creo con razón, con razón creo.
La debilidad me hace sentir, por debilidad siento.
Me enveneno en el amanecer que trae naufragios.
En los naufragios de las tristes noches que vara el amanecer.

Averiguaciones

"Los hay que creen sin averiguaciones, yo necesito hacer averiguaciones para creer."
Irsia Carolain Sprimbol

miércoles, 25 de febrero de 2015

Feliz año nuevo Mapi

Los años no pasan, solo nos rozan y arañan.
No pasan, se quedan.
Envolviéndonos en polvo de estrellas.
En el liquen de las risas y los llantos.
Los años no pasan, cuentan y descuentan tiempo.
Los cumpleaños enredan cintas.
En el soberbio pino que domina nuestro valle.
Cuenta la vida y en ella cuentan los verdaderos.
Cuentan los sonoros te quiero y los silencios del pudoroso te amo.
Mapi, cumple años en la ciudad de la calima.
En la ciudad de la arena y del sol eterno.
En la ciudad con puerto.
En el resplandor de Casablanca.
Cumple mañanas de crecer y de café amargo.
Mañanas en el ventanal, entre humo rubio.
Mañanas en las que volvemos a errar el blanco.
Demasiados tiros al aires, demasiadas carreras y prisas.
Pasan los años y desfilan recuerdos.
Desfilan tardes de risas entre anís Chinchón.
Desfilan las noches de charlas interminables.
Charlas que terminaban con el sol de la siguiente mañana.
Mañanas inagotables que el destino distancio.
Mañanas donde, Fátima María del Pino Santana Santana, tu y yo nunca hemos estado distantes.
 

Menguados

Ligeramente rasante.
Ligeramente seguros.
Ligeramente menguados.
Demasiado ligeros de equipaje.
Demasiado ligeros pero muy lastrados.
El sesgo no es ligero.
El ligero es muy sesgado.
Abatidos por tanta tibieza.
Abatidos por tanto tibio ofuscado.
Tiempos verbales.
Pronombres de verbo.
Lloraría para ganar.
Pero nunca me rendiría para poder llorar.

Peces y pececitos

"El tiempo no solo devora pececitos anónimos de colores, también devora bancos de peces y cruentos y voraces depredadores. Tu memoria caduca y la memoria del mundo está regida por la caducidad."
Yoransel de Omatog

El pasado continua en el futuro

Somos reos de los imperfectos días pasados.
No somos fruto del último segundo.
No se fraguan las ruinas en el instante.
Los banquetes se pagan con los ahorros de ayer.
Pero el necio y osado los paga hipotecando el mañana.
El mañana permite la pirotecnia de hoy.
El sudor de mañana pagará el fasto del insensato ahora.
Ahora parecemos ser ricos, porque devendremos pobres mañana.

El cuchillo

"El delito busca el arma, pero nunca el arma busca el delito. El cuchillo tiene múltiples usos, pero tu decides para que lo usas."
Irsia Carolain Sprimbol

martes, 24 de febrero de 2015

Los ruidos de las tripas del hambre

La debilidad de los discursos caducados
La debilidad es fértil abono. 
Para las doctrinas de la caducidad.
Arrestos de torpes.
Torpes en arrestos.
Bravucones bríos que asolan el páramo.
Azotainas sin miramientos y sin mirar.
Criticar es gratis.
Construir entraña un esfuerzo.
Con la alcancía vacía pierde siempre el ciudadano.
Secarral de ideas en la viciada atmósfera del poder menguante.
La vida no les va a algunos en salvar la patria, si no en salvar su asiento.
Están algunos tan lejos.
Que no les llega el ruido que hacen las tripas.
De un pueblo que pasa hambre.

La primavera en invierno

Cuando el tiempo nos hace olvidar.
Olvidar que vivimos envejeciendo. 
Nos hace olvidar que ya somos viejos.
Que somos seres que apuran los últimos días de invierno.
Niños viejos que quieren amar como en primavera.
Que quieren sentir la caricia.
Sentir el sol de la cristalera.
Olvidar que son trastos viejos.
Trastos arrinconados para no importunar.
No molestar a los hijos en este rápido tiempo.

La melancólica espina

Que solícita es la tragedia.
Que diligente es el drama.
Siento en mi planta la melancólica espina.
El marro de cuarzo que lastima mi marcha.
La perdida de visión del recodo.
La duda del cruce.
El vértigo del serpenteante camino angosto de cumbre.

Endeudados, atados

Gabelas, rejas al movimiento.
Peajes para inmovilizar.
Atenazadores impuestos.
Grilletes que posibilitan que nos puedan sangrar.

El famelizante rédito de mentir

Que poco seria es la mentira.
Que poco serio es el que miente.
Pero con que seriedad se toma su tarea.
Tufo de alcantarilla, de cuartel de miedos.
De diatribas dictadas por el poder menguante.
Cada vez menos sillas,.
Cada vez más trepas sin cargo.
Trepas que ciegos y desposeídos cargan.
Cargas, emboscadas, guerras de guerrillas.
Tullidos mentales que en la bonanza medraron. 
Medraron en el hueco abierto para la sanguijuela.
En el cuerpo famélico, de un pueblo abierto en canal.
Mentir tiene su historia, mentir para volver a chupar.
No se puede hacer el nuevo, quien tiene un extenso pasado sin novedad.
Nada se arruina solo, solo las sanguijuelas arruinan.
Solo las sanguijuelas mienten para volver a arruinar.
El hijo de la zorra es una zorra.
Viendo mentir a la zorra, sabremos como nos mentirán sus hijos

Bloqueado

Solo ven tu sombra.
Desamparo de dolores viejos.
De raída contienda.
El ayer es niebla en el hoy.
Agarrota tu presente el tropiezo pasado.
Ta agarrotas a pesar de estar arropado.
Te bloqueas ante el camino desbloqueado.

El que está manchado de lodo todo lo enloda

Intentando desliarse se lía aun más el liado.
Preso de sus enredos, es un mar de indescifrables nudos.
Intrincada maraña de temores con los que atemoriza.
Como quien manchado de lodo todo lo enloda.
No te arrimes al torpe, porque se te pegará torpeza.
No te juntes con el desconfiado, porque sentirá de ti desconfianza.
No emprendas campañas con el temeroso, porque el temor arruinará la campaña.
Que tus compañías te hagan crecer, cuida muy bien de quien te acompañas.

lunes, 23 de febrero de 2015

Silenciar

Las mayúsculas mentiras.
Las minuciosas urdimbres tejidas para delinquir.
Dictaminadores de compatibilidades, que compatibilizan cacarear y robar.
No temas a quien habla, teme a quien silencia.

Compañia

O me acompañas a dejas de acompañarme para que busque nueva compañía.

Rendir corrientes

Mentir es rentable por eso algunos tan fácilmente mienten.
Es más seductora la mentira que la cruda verdad.
Ampulosa farsa que rinde corrientes.
Escondido tras la pirotecnia se resiste a abandonar el poder el hampón.

El aire arde

Las palabras son del viento.
Por eso incendian el aire.
Relámpagos de la mañana.
Atronadora tormenta en el valle.

Presas y presos

"No esperes el amor al borde de tu trampa, no está solo nuestro éxito en apresar, sino en ser presas, por eso nos tenemos que lucir en las aceras para que nos aprese el que de nuestro amor quiere estar preso."
Irsia Carolain Sprimbol

Amor con guantes

El amor caza con guantes de seda. 
Caza con caricias elegantes.
Caza rindiendo con palabras.
Lanza a su presa amada besos.
Y con arrobado embeleso espera.
El amor es un gato que ronronea.
Amor con guantes.
Que nunca enseña las zarpas.
Que nunca enseña los dientes.
Amor de seda.
Amor que a los pies de la ciudadela.
Vela soñando con el amor.
Vela y vigila paciente.

Amores que cimbrean

Solo el amor impaciente. 
Zarandea el árbol. 
Quebrando la rama. 
Rindiendo un fruto. 
Que aun no está rendido.
Un fruto que aun no nos pertenece.
Porque bajo nuestro amor.
Bajo nuestro sol aun no ha madurado.
Amores que cimbrean.
Y zahieren en el golpe.
Y llagan la manzana.
Amores que de tan impacientes.
Con muy mal amor aman.

domingo, 22 de febrero de 2015

La fiera excarcelada

Hay fieras que solo se escapan si alguien abre sus rejas.
Manos cómplices de la sangre que vendrá.
De la asoladora riada de odios que nos asolará.
Ciegos que creen que sabe la alimaña acariciar.
Que creer que la historia pasada no se puede repetir una vez más.

Doliente amante

Es helador el mar de los amores no correspondidos.
El mar de los suspiros sin respuestas.
El mar de las caricias naufragadas.
La fatídica suerte de querer a quien no nos quiere.
Amor sin orden.
Fuego que nadie aplaca.
Fuego que al doliente amante abrasa y desordena.

En las olas

Como se lía el que defrauda, con las explicaciones de su fraude.
Crestas de olas pasajeras o pasajeros de la marejada de grandes olas.
O nos toman por tontos o somos realmente tontos.
Hay necesidades que no existen y el fresco avispado las crea.
Hay amenazas que no existen pero el oportunismo las crea.
Los mares en calma no tienen olas, para subirse a las olas hay que crear oleaje.
Revanchismo sentimental que busca que el miedo cambie de bando.

No está la felicidad en la 36

Ella sabia que no podía dejarse cegar por los destellos, por los alborotadores y fugaces instantes de felicidad. Abrumaba por la claridad conformista y meridiana de su risa. 
Levanto la cabeza y la voz, y dijo jocosa, debemos ser pacientes actores de las tragedias, pero teniendo claro que saldremos de ellas crecidos y con más ganas aun si cabe para paladear las cómicas inflexiones. 
En aquel vergel de altas tapias y elevadas y opiáceas diatribas, nadie esperaba tras el grandilocuente brindis tanta rendida conformidad.
Ella no solo era así, contagiaba ser así, matrona que no aspiraba al etéreo brillo de la talla 36, ni al minimalista y uniformador negro con una discreta joya vintage, 
Su ser era rotundo,para ella más siempre era más y  como solía decir, que saben esos alfeñique relamidos de los estetas, de la verdadera y efímera felicidad.

Misa de difuntos

"No son nuestros difuntos los que necesitan misas, somos nosotros los que necesitamos oírlas para animarnos a abandonar nuestra malicia. Somos buenos imaginarios, malos que con acicalar de hipócritas bondades nuestra fachada creemos que son los muertos los que necesitan el mana de ir a misa."
Irsia Carolain Sprimbol

El hocico torcido de la zafia


"Se duele, torciendo el hocico la zafia, con las palabras que vierte la prudente sensata. 
Escuecen las finas y maestras costura, a la que con burdedad supina, de la virtud hace chanza."
Irsia Carolain Sprimbol

sábado, 21 de febrero de 2015

Semi

Siempre hay una mitad que duerme.
Siempre hay una mitad en vela. 
Semi conscientes.
Semi inconscientes.
No existe la posibilidad ve ver a la vez las dos caras de la luna.

Sed

"La quemazón que no se siente no trastorna. La quemazón que sentimos condiciona lo que decidimos. Si sientes sed caminas para dejar de sentirla."
Irsia Carolain Sprimbol

Lesbos

No es nada mesiánica la lluvia de orines celestes.
La confabulación en la orilla de Lesbos.
Los salvoconductos que venden en el oficio de la caridad.
Todo tiene su día, su segundo, su hora.
Su tiempo de lodos.
Todo llega atropellando la falsedad.
Todo llega condenando el engaño que agrían las canas.
Condenando la mentira de vuestro amor.

De perras y pesetas

Se desorienta uno entre tanta desorientada criatura.
Entre tanta mujer que ama a otra mujer.
El negocio de la caridad está en manos de las escondidas lesbianas.
Dobladas mujeres que doblan billetes.
Furiosos vencejos enjaulados entre los barrotes de la cárcel del amor a las perras.
Perras que sueñan con el placer que obtienen con las perras de dos patas.
Que sueñan con amasar muchas y guarras pesetas.

viernes, 20 de febrero de 2015

En décimas de segundo

"La estupidez es la única actividad del cerebro capaz de invalidar y batir el último record tan solo en décimas de segundos."
Irsia Carolain Sprimbol

Mal informados

"Con la falsa y sesgada información se rinde más que con las armas, hoy no se pesca en el río de la ignorancia sino en la corriente de la información de parte."
Dervik Tro´men

Moscas

"En las bocas cerradas no entran moscas, pero de las bocas cerradas no sale la verdad, se queda dentro silenciada, por el rey de la farsa, por el rey de las moscas. Nos cierran la boca para proteger al súbdito, para proteger a las infectas moscas."
Yoransel de Omatog

Cuando afloran los trapos sucios

Son los que se quejan de los fusilamientos al alba.
Son ellos los primeros en apedrear al instante.
Apedrear al inocente mensajero.
Duele que traidor te espete con su boca de bilis. los nombres malditos que a él le definen.
Duele sentir que el que mientras te encañona con un arma, fuerza la rendición.
Duele que el asesino te llame asesino.
Duele la amenaza del que mirando al atónito tendido, muestra unas manos sucias de delito.
Duele ver que las manos que manchan los blancos folios de la paz son las del que se queja de los fusilamientos al alba.

De egoísmos y confusiones.

Hay dobles de espíritu, hay espíritus doblados.
Sencillos que la vida se complican .
Complicaciones que son sencillas al lado del que hace sencillo lo complicado.
Según las capacidades serán las exigencias.
No exigiré a quien no está capacitado.
Abrazar la virtud es sino de talante.
Abrazar al caído sino de clemente.
Aclarar al turbado designio de docente.
Espíritus de aire que no airados.
Espíritus humildes y confiados.
Nada se agota en la fuente del dar.
Nada confunde y ofusca más que tener de sobra y a quien necesita no entregar.

Extenuante e infecundo amor

Es un duro oficio ser el rendido.
Ser el despojo enamorado.
El doliente que se entrega y mil veces es rechazado. 
Alma colmada que raja el arado de la decepción.
Inflamado estoy por un amor que no apaga, no extingue tu perenne no.
Solo los pájaros picotean el fruto maduro que tu desdén rechaza.

jueves, 19 de febrero de 2015

Titilan los sueños

Pide y te lo daré.
Bajo el cielo camino de tejidas estrellas.
Donde titilan los sueños en un duerme vela.
En las oraciones de hilos de nácar.
En el arrecife que doma las olas.
En la alta rama donde el águila otea el futuro.
Pídeme porque así sabre con que sueña tu alma.
Te daré lo que alcancen mis fuerzas.
Pídeme y con todo mi esfuerzo te complaceré.

Inseguro pero en lo cierto, saciado que no lleno

Nos acompañan las dudas hasta en el camino de las certezas.
Nos acompañan las ganas hasta saciados de la más pura de las bellezas.
Nunca estamos lo suficientemente llenos.
Nunca estamos lo suficientemente seguros.
Para mi eres perfecto, pero pleno de perfección tengo hambre de lo imperfecto.

La mujer en Vicente Macias

Venus es tierra, es terrosa fertilidad, es surco fecundo.
Carne de tierra, que se dobla para recoger el fruto del duro campo, que se enjuga un sudor terroso, carne rendida por el cansancio que impone la dura faena de sol a sol.
Su mujer es gama cálida de anaranjados marrones, de calcinados rojos, de violentos golpes de pincel que definen la carne prieta, carne de virgen entre enjalbegadas tapias, carne para Adan, costilla recia que aventa el trigo en el calor sofocante de las extremeñas eras.
En Vicente Macias la mujer se hace carne y habita en los campos, habita en las huertas, habita en el fresco zaguán de las casas de pueblo.
La mujer que dibuja su trazo es rica en textura, en fuerza, con su pelo suelto al viento, suelto en el aire azul, en los cielos inmensos de nubes de violento algodón.
Nunca la mujer fruto de un pincel fue tan corpórea, en su terribilidad de matrona de curvas de música, en su grácil cintura de tierra compacta, de surco de lujuria, de carne abierta en canal en el pajar de la vida, en la inmediatez de un amor limpio y de lumbre, de un amor vergel tras las tapias altísimas del huerto.
La mujer de Vicente Macias acaricia el corazón con sus manos curtidas.

Los manguteles de las taladoras

Hay tanta mamona aulladora que sofoca el silencio de la verdad.
Enterradoras en la sombra, que zahieren al limpio con puñaladas traperas.
Amparadas en el contubernio del poder que da la alcoba.
Amparadas tras la cascara de la llaneza.
Amparadas tras los arcos de la tibieza.
Escondidas tras los manguteles.
Manos en la sombra.
Manos que talan el erguido árbol que al poder hace sombra.

miércoles, 18 de febrero de 2015

Dime a quien se la pelas.

Desopilante y dañino es el oficio de chupar.
Desopilante pero muy rentable.
La integridad nos dignifica.
Pero lamer da dignidades.
El trono del bufón.
El sin asiento del que planta cara a la injusticia con valentía y valor.
Dime de quien eres corte y te diré a quien se la pelas.
Dime con quien te peleas y sabre porque te repudia su corte.

La letra pequeña

"Cegados por las bondades, olvidamos las contraindicaciones."
Irsia Carolain Sprimbol

De Virreyes

"Cuando uno justifica lo injustificable, uno se pierde en el laberinto de la ilógica. Y una vez perdidos el discurso se torna tiznado, grasoso, enlodado. Menos palabras, más acciones y más diligencia a la hora de atajar la gangrena en la mano ladrona. Demasiada complacencia con la marrullería, nos hace por proximidad marrulleros."

La verdad cursa sin ruido

"Por más que grites que eres honrado, hasta dejar sordo al de enfrente, terminarás desgañitado, pero nunca devendrás honrado. El ruido nunca acompaña a la verdad, porque la verdad es, sin hacer ruido."
Yoransel de Omatog

Libres


"Lo que está mal ocupado no está libre, aunque más de uno crea que del zarzal del vinculo pasajero en cinco minutos se puede desenredar. No es así, solo el libre cuando pasa por su puerta el igual, con libertad lo puede abrazar. Exigentes y libres, libres que buscan las mismas exigencias porque saben que las van a colmar. El conformista con facilidad se ocupa y con facilidad se siente desocupado, cuando entra cualquiera en tus pastos es porque no los tienes cercados. El verdadero amor aveces llega tarde, pero hay que estar libre para cuando llegue."
Irsia Carolain Sprimbol