lunes, 30 de junio de 2014

Estupor ante la maldad del zaino

Rosas galanas destrozadas por la fiereza de los mordiscos.
Sádica jauría de justificadores de diferencias, de catalogadores de taras.
Zainos bichos, que acosan a las bellas y delicadas flores de los jardines prohibidos.
Jardines de deseos proscritos, de deseos censurados, de deseos de laberinto y atardecer.


La mano que no existe.

Me desordena la mano que aun no existe.
La mano tersa y de fragante tersura.
Que difícil ser querido sin temer.
Atenaza el miedo a los estiajes del senecto amor.
Zozobra ante la mano que no existe pero sé que llegará. 

El beso jugoso de mi igual

Ni más que yo.
Ni menos que yo.
Solo busco el beso jugoso de mi igual.
Amor de espejos.
Amor de gotas idénticas.
Gotas idénticas que caminan en paralelo.
Gotas idénticas que confluyen sobre el transparente cristal.
Y ya como una sola gota sobre el azogue de plata van a morir a la mar.

El amor no es poder

El amor no es poder, por eso no se le invoca en las contiendas.
Es el odio el que siempre está presto a prender la alabarda.
Es el odio el que aglutina ejércitos de ansia.
Es el que mece tormentas en los mares de sangre.
En el pantano de las revanchas.
En la cenagosa laguna de la ignorancia.
En el alma negra de los muy abundantes Caines. 
El amor para medrar no sirve.
El amor es servir y sin preguntar a nadie, solo para eso sirve.

Es imposible desengañar

Justificarse en la reducción al absurdo.
Justificarse haciendo del gran problema un asunto trivial y risible.
Se acomoda la vista a la sombra viendo que ya nunca volverá a ver el sol.
Es fácil perder cuando es necio todo el tribunal.
En el sálvese quien pueda, al engañado es imposible desengañar.

La algarabía de los agapornis

Yo me despierto con un negro y amargo café.
El mundo vuela mientras yo duermo, nada para, nada me espera.
Bajo la parra la algarabía de los agapornis.
Como bellísimas damas que cuando abren la boca lo estropean todo.
Que pocas veces en el más bello envase se contiene la inteligencia.
Hoy mi día ha nacido tarde, pero no morirá más, para mi desazón se hará de noche a la misma hora.
Los días no se pierden, somos nosotros los que perdemos los días.
Hoy mejor que mañana, ayer mejor que hoy, no demores lo que quieras decir o hacer.  

domingo, 29 de junio de 2014

Dedos fuertes

Que fuerza tan grande tienen algunos dedos.
Que fuerza tan grande tienen algunos dedos al señalar.
Señalados por los dedos de los fuertes.
Señalados porque en realidad no somos tan débiles.
Debilitados por los dedos que se esfuerzan en hacerse fuertes en el señalar.

Camino en la duda

Temen mis pasos la noche cerrada.
Donde nada veo el firme.
Camino en la duda
Con dudas camino.
Es el firme de la vida, dar pasos sin saber si uno va a hacer pie.

Mi corazón llora al sol

Bailame morena que hoy al sol llora mi corazón.
Llora a la vista, sin estar escondido.
Llora en la plaza, bañado de tanta luz que como todo lo visible, lo muy visible, nada se ve.

El que vive no duerme

La mano huesuda apaña placeres.
Furtivos, robados, hilados en finos talleres.
Con lo que complace poco se crece.
El dormido no vive, el que vive no duerme.
Cierro los ojos y veo las manos de Cloto, Atropos y Laquesis.
Solo existe mi hoy, porque ellas me lo consienten.

sábado, 28 de junio de 2014

Todo se desquicia

Indómito desorden al que todo tiende.
Puertas al monte.
Monte con compuertas.
Embalsar angustias en el superficial orden.
Me trastorna lo fuera de sitio.
Fuera del sitio que yo he marcado.
Todo se desquicia.
Yo ya estoy desquiciado.

En un segundo

Los segundos transcurren iguales hasta que llega el cismático, el cataclismo del diferente.
Y se descorre el telón de la tragedia.
El insoportable asumir que el que se va, ya a este mundo nunca vuelve.
No lo ves venir, no lo ves ni irse. 
Pero sabes perfectamente lo que ese fatídico segundo en sus fauces prende.

viernes, 27 de junio de 2014

Horas de paraíso, días de infierno

Soy uno de los aparceros de tu ebúrneo cuerpo.
Soy poco, muy poco.
Y asumo poco a poco tus presencias y ausencias.
Horas de paraíso, días de infierno.
Para cuando se apiada tu cuerpo de mi hambre, ya me había habituado a vivir hambriento.
Bucle de despiadado complacer para recordarme lo que voy a volver a perder.

Plomo de zorrera

Pesado aire con el que nada hondean las blancas banderas.
Vendaval de humedades.
Plomo de zorrera.
Humo de azufres.
Deriva de gritos para aglutinar la sangre ya perdida.
Es la hemorragia tras la no respetada tregua.
Reclamo las reglas para mis partidas.
Impugno las reglas para tus jugadas.
Solo juego si siempre gano.

Perro flaco lleno de pulgas

Nacen en los avisperos tropeles de televisivos mesías.
Voces de fusca y ruido.
Bañados de multitud y tenebrinas arengas.
Todo se repite, todo ya ha sido vivido.
Pero en el pedregal del inculto fácilmente arraiga el cardo.
Hay que mover la silla al que la ocupa.
Hay que dejarla libre para que el nuevo salvador la ocupe.
Cuerpos jóvenes con ideas muy viejas.
Nuevas hordas que nos venden como nuevo el retroceso.
Perro flaco lleno de pulgas.
Pulgas salvadoras, pulgas presidentes, pulgas lideres, pulgas disidentes.

jueves, 26 de junio de 2014

Planea la hecatombe

Hemos convertido en supina virtud el ser previsible.
Atenaza la incertidumbre.
Atenaza la imposibilidad de ir construyendo una estrategia.
Que escala de valores tan mediocres hemos construido.
De que mediocridad tan grande nos hemos rodeado.
Vulgarmente anticipables.
Previsiblemente vulgares.
Planea lo fugaz.
Planea la hecatombe.

Nácar protector

Bálsamo tenebrino.
Oleos maléficos.
Besos opacos maquillados de placer.
Puñal de ternura.
Daga de caricias.
Parpados cerrados porque en la obscuridad nada se ve.
En la noche cerrada nada brilla el nácar protector que baña mi corazón.

Visir de los alelíes

Rayos de plata de luna nueva.
Exquisita y rotunda en un cielo de ausencias.
Nocturno paseo en jardín del Visir de los alelíes.
Bajo el crepitar de las hojas cenizas bañadas nata.
Si pudiera dormir.
Si pudiera descansar en los brazos de mi obsesión.
Sobre el pecho ardiente que baña la noche.
Si pudiera alcanzar este sueño que me mantiene en vela.
Cirios a San Antonio, a las Vírgenes  necias.
Estoy en el jardín a las puertas del cielo y su desdén me impide disfrutarlo.

miércoles, 25 de junio de 2014

Tragar sin rumiar

Traga sin rumiar la ignorante cabra.
Traga y traga y nada de lo tragado digiere.
Bello súbdito, dúctil súbdito, dócil servidor., 
Servil servidor defensor a ultranza del mentiroso señor.
Que espacio tiene la verdad si el mundo lleno de cabras está.

El desatino de rellenar

No rellenes lo que no ves con lo que ves.
Deja sitio para la sorpresa porque la realidad te va a sorprender.
No pienses que la luz se extiende en la sombra.
Tras el telón no hay como imaginas belleza.

La extravagancia



La juventud tolera todo tipo de extravagancia.
Pero la extravagancia tolera muy mal la senectud.

Los príncipes risueños que a solas lloran.

Como sufren las manos que airosas mueven el aire.
Síndrome de mariposa.
Sino de ademanes gráciles y graciosos.
Tormenta de burlas traídas y llevadas entre cacareos de alcahueta, por el envidioso que denosta mi ademan.
Es el cataclismo de nacer princesa en un mundo rudo.
Es el cainita bucle de ser el bello y bueno Abel.
Mover el aire no es ser necio.
Mover el aire no es ser inconsciente a tus desprecios.
Mover el aire no es ser insensible a la bilis de tus dardos de rechazo.
Es suave la brisa que genera al batir las alas la mariposa.
Brisa fresca de azaleas, de nardos, de rosas.
Generación de la gracia, que no graciosa.
Generación de tristes príncipes risueños que a solas lloran.
Un profesor en paro denuncia al Sepe por http://t.co/o5VYKMGgBE vía @hoyextremadura

martes, 24 de junio de 2014

Se os pega el lodo

Todo se pega.
Y preferentemente se pega el lodo.
Quien te vio y quien te ve.
Desahogados que esperan a ver que va pasando.
No es solo asco lo que dais.
Al estar tan enlodados dais más que asco.

La hija del desalmado

¿Qué es la verdad? Si no lo que está detrás de una maraña de mentiras.
Maquillada bestia, la hija del desalmado, la que en la algarabía rinde cuarteles.
Piernas cruzadas en el juramento.
Excusas sin descanso.
Explicaciones sin consuelo.
Las mentiras son cadenas que niegan la posibilidad de disfrutar del sincero.
Resquemor, urdimbre de suspicacias.


Capitán de amoríos

Dulce debilidad en las manos del fuerte.
Abrazo protector de soldado.
General de amores.
Capitán de amoríos.
Abandonado sobre el cuerpo que tanto me complace.
Pañuelo de nieve que ciega mis ojos con el veneno del placer.
Me zahiero en su furia. en el oleaje de sus bravos brazos.
Boca de cera cuyos sorbos no amargan.
Ungidos cabellos que sobre mi rostro me cierran la luz.
Soy débil ante el que mis manos han decidido que es el más fuerte.

Amo y nada me aman

Cómo freno la caricia, que en la insatisfacción con sarna ara mi alma.
Cómo reprimo el desatino de un verbo meloso, al que su desdén me lanza.
Cómo vivo con este desafuero que crece con el no riego y con urdimbre espinosa me corazón enzarza.
Cómo en este reino de urticantes camelias camino si mi amado esputa agria bilis a mis manos de alabanza.
Cómo he caído en esta poza de cieno donde me he enamorado del calor ausente del más frío invierno.
Cómo, cómo, cómo devano este enredo de hilos de bramante que me atan y condenan a besar sombras en los tórridos sueños de mi alcoba.
Cómo nació este río en mi, este torrencial regato que de mosquitos transmisores de delirantes fiebres infecta mi casa.
Amo sin que me amen.
Amo en el desprecio.
Amo en la demanda, en el implorar migajas.
Amo y nada me aman.

Insensato cielo de espantos y brisas secas

Estoy atenazado ante la sonrisa burlesca.
A veces el dardo del amor nos rinde al pusilánime que por nosotros poco siente.
Amor, amabilidad, ternura que al que cruelmente mueve mis hilos veneras.
Insensato cielo de espantos y secas brisas.
Sin centinela, ni vigía en la puerta de mi casa. 
El afortunado artífice de mi infortunio por mis reinos campa.


lunes, 23 de junio de 2014

Topografía del llanto

Es la alegría un paisaje.
Es la tristeza una orografiá.
Cristales, gemas de brillos y opacidades.
Minúsculos lagos.
Ríos de risas.
Ríos de pesares.
Llantos que dicen tanto.
Topografía microscópica del llanto.

Para el sistema soy MARICA

Con hilo de bramante cosería la boca a más de un cerdo.
Bocas que están muy prestas al improperio.
Bocas de funcionario que jamás deberían jugar al juego del insulto.
Se despacha en la mofa y en el guaseo, el gusano del sistema.
Parásito que indecente deja el insulto incluso en el escrito.
No mengua mi valía, mi amaneramiento.
Mas para el necio parece que si y así lo anota en la plaza donde vivo.
Que sabrá él de MARICAS, para tipificarme en un documento oficial como tal.


Todos los hijos son pocos

Encierro de brisa.
Brisa de relámpago.
Lloroso horizonte de indómita maleza.
Otra tarde funesta en la rutina de mis días.
Trinos y trinos, atronadores trinos de voraces gorriones.
Dardos furtivos que diezman los platos de mis saciados canes.
¿A quién le importa el fruto de mis manos?
Acaricio mis yemas en el suave lomo del felino que en mi regazo dormita.
Todo es poco, nada es suficiente. 
Lleno paredes con el ansia del que sabe que llega el invierno.
Cálido barroco, barroco protector que anula el blanco.
Blanco en las sienes del que ve, que todos los hijos para vencer el olvido son pocos.

A las alimañas no se les da amor

He criado al calor de mi pecho a las viboras.
Las cuide creyendo que dar amor devuelve amor.
Que dar caricias obliga a dar caricias y calor.
No creas en regenerar alimañas.
Es el sustrato de su ser la perversidad.
No se rinde a la fiera en la concesión.
Saciada hoy dormita, pero mañana volverá a demandar con el desafuero de ayer.
Nada le importa tu satisfacción, nada le importa que para darle tu te quedes insatisfecho.
No prodigues tu calor, ponle coto a tu amor.

Bandas, bandos, bandidos

El mañana existe y llega muy temprano, al alba mañana por la mañana.
Perdedores que en la hiel buscan su luz.
Se rompió la capsula del perdón y salieron los pestilentes odios.
Que trabajo cuesta perdonar, que fácil es esparcir el odiar.
Manos de confín, manos de hurto.
Reclaman pasados inexistentes.
Confunden levas con un falsario presente.
Hay obligaciones que parecen favores.
Hay obligados que caminan agradecidos.
Falsos constructores de torres.
Falsos desarrapados.
Falsos hambrientos.
Verdaderos sedientos de poder.
Todos tenemos en nuestra parentela manchas nefandas.
Pero para el que socava el firme del mañana solo las tiene su opositor.
Bandas, bandos, bandidos.




domingo, 22 de junio de 2014

La lozanía mellada

Desdentada está la que se comía el mundo.
Prisas que hacen en la lozanía mella.
Intacta mirada de cielo a pesar de los estragos.
Las lluvias lavan.
Las drogas socavan.
Mártires de la demandada belleza.
Fiestas de vírgenes perfectas.
Amores de vueltas sin noche.
Sacrifica efebos el negocio de las luces de colores.
El circo de los lucrativos placebos.
Se pierden los orientes de las perlas soberbias.
Ajadas flores que ya no lucen en los jarrones de plata.
Que ya no adornan las fatuas fiestas del alba.
Ya nada proclama la boca sin brío.
La boca de miel que rindió tanto amorío.
La boca que hoy en fiestas de barrio liba terribles alcoholes de olvido.

Ver, amar y olvidar

En el bulevar del calor.
Bullicio rojo.
Magnético magma de pasión.
Calle de sombra y vicio.
El placer de las miradas.
Las miradas que buscan placer.
La mirada del igual.
Cruzar la mirada con el furtivo amor.
Hoy su cuerpo me obsesionará.
Mañana ni rastro de ese placer existirá.
El hambre no sabe de reglas.
Las reglas las marca el hambre. 

sábado, 21 de junio de 2014

Saber perder nos permite poder ganar

La mirada perdida en la eternidad nos hace minimizar lo perdido.
Hay amores que no por perseguidos son logrados.
Amores de requiem.
Amores deseados.
Amores sin caricias.
Amores de epitafio y duelo.
No todo lo que está al alcance es alcanzado.
No todo lo alcanzado está al alcance.
Todo es nimio, todo es mínimo.
Saber perder es prepararse para saborear el triunfo de lo que si podemos ganar.

Agapanto de diamantes

Pasto seco humedecido por la llovizna.
Fina lluvia que de la parra aviva el verdor.
Finos diamantes sobre la violácea floración del agapanto.
Flor del rendido amor.
Amor que al amado corona.
Amor que al amado proclama.
Amor que al amado con virtudes ideales engalana.

viernes, 20 de junio de 2014

Corpus Domini

Corpus Domini entre potencias de oro.
Corpus Christi sobre alfombras de rosas.
El amor mueve montañas.
La fe crea el universo.
En lo visible, en el inmenso invisible.
En lo profundo, en el presencial somero.
Está la salvación en lo sencillo.
Para el sencillo está tan cerca la salvación.
Mi Dios no vive lejos.
Mi Dios vive muy cerca.
Mi Dios vive en mi corazón.



De sentido, brillo y placer

Buscar el placer no da sentido a la vida.
Buscar el placer convierte la vida en un sinsentido.
Es el esfuerzo privación.
Es el trabajo un esfuerzo.
Crecer no es en si placentero.
No es la perfección un camino de rosas.
Es la negación el camino de la perfección.
Brillar es placentero, más el camino para lograr el brillo no.

El que los renglones ordena

Vuela la pluma insolente lacerando con su caligrafía indecente.
¿A quien  complace el libelo?
¿A quien satisface la ofensa?
Busca y encontrarás al que la infamia de esos renglones ordena.
Busca y te sorprenderás de su interés.
Busca y hayaras al que persigue tu casa, tu sitio y tu interés. 

Espuma de luna

Espuma de luna que se ahoga en un charco.
Tímido amante que tiembla ante el cuerpo amado.
Noche de tibias caricia, de besos ardientes.
Voz de cristal que se rompe en el húmedo aire.
Sangre valiente que late como paloma que se acurruca silente.
Resbaladizos segundos que golpean las sienes en fríos sudores que duelen eternos.

El escarnio no disgrega

Empeñados en exterminar estirpes.
Nada que se pretende hacer desaparecer desaparece.
Todo lo que se persigue se fortalece.
El escarnio no disgrega, une y aglutina con fuerza de mortero.
En la debilidad nace la fuerza.
La fuerza paciente que reza en los escombros del derribado altar.
El pueblo que hoy tienes rendido, te dominará mañana.
El esfuerzo elije anidar en el débil.
La debilidad termina anidando en la fuerza.
Nada siempre está en las mismas manos.
Los mismas manos no están en este mundo siempre.

El futuro lejano es nuestro próximo segundo.

A veces el futuro muy lejano está a la vuelta de nuestro siguiente segundo.
Más pronto que tarde todo llega.
Todo ocurre, más pronto que tarde todo ocurre.
Nada es eterno y la eternidad muy pronto nos llega.
Somos libros de pocas paginas, numeradas y en blanco.
Somos presente en blanco que escribe en los más próximos segundos.

jueves, 19 de junio de 2014

Se desvanecen

Se llevo el río de los segundos los cuerpos jóvenes.
Segundos que no volverán.
Frescura que se fue a la mar.
Carcoma fiera que devoras ricas tersuras.
Ni los tréboles de cuatro hojas frenan dolencias.
Ni las velas al Rey de Reyes.
Mariposas que tras bello batir de alas se desvanecen.
Se extingue el día y llega a tenebrosa noche.

Demasiado néctar, demasiadas flores

Dando tumbos.
Vagando.
Buscando el tranquilo amor.
Amor que se hace de rogar.
Amor rogado.
He libado néctar de demasiadas flores.
Demasiadas flores solo me han dado efímero néctar.
Rodar por los caminos con las manos ya ajadas.
Que de paz trae.
Que de guerras provoca.
Amor de fuego.
Amor de hogar.

miércoles, 18 de junio de 2014

Ya amores no puedo comprar

Rodeado de lo efímero y breve.
Abrazado en el apocado placer.
Sintiendo que ya no se acercan a mi los potros.
Lánguidas horas de besos abyectos.
Ojos de vidrio de virgen de alcoba.
Perfume de intolerable farsa.
Ya casi nada poseo.
Ya poco puedo ofertar.
Ya amores no puedo comprar.

La verdad es lo primero que se asola

Adularé al condotiero.
Atrofia de condolor.
Asonada hueca.
Muecas de aniquilador.
Arcabuces entre flores.
Bombones de hiel.
Rodeada de coraceros desfila la verdad.
La protegen de las alcahuetas con cachabas.
De la sorda calumnia que sorda enloda la cal.
La guardan de los libelos que vuelan como dardos sobre las cabezas de los altos.
La amparan tras sus cuerpos y el hierro de las balas perdidas.
La acompañas al altar que lleva su nombre.
La proclaman faro y norte.
La salvan del llano donde las riadas, la verdad es lo primero que asolan.
.

Bárbaros, asesinos, sadicos

El arte no es ni sadismo, ni circo.
El arte no es barbarie, ni tampoco justificar con la etiqueta de creatividad el trastorno de la crueldad.
No todo vale en la creación, crear no es destruir, aniquilar vida, reírse de otras vidas, escarnecer el dolor, hacer del dolor un espectáculo.
Artista no es el mamarracho que esparce sangre y vísceras por el suelo de una blanca e impoluta sala.
Ese no es artista, ese ser es un ser atormentado que enmascara sus tormentos con la sublime etiqueta de creador, que tapa su miseria con actos soeces y miserables.
Monstruos aplaudidos por ignorantes y ávidos de primeras filas y que con este barbaro circo a ellas quieren llegar. 
Si este engendro es élite, vomito sobre esa élite abominable de sucios de manos sucias, de cerdos de almas negras.
El arte es belleza, es paz, es crecimiento, es ejemplo de vida, no es truculenta carnicería, ni orgía de sangre para obtusos payasos que incapacitados para rodeados de belleza brillar, se rodean de asesinatos y horrores, de miseria y feismo.
Reyes del esperpento y de una troupe de mangantes, que no saben ya como tildarse y se dedican a aplaudir al nuevo emulo de Eróstrato. 

Las nuevas clases del nuevo orden

El precipicio tiene mil puertas.
Mil puertas dan a él.
Solo son tres las que permiten  salir al terreno firme.
La puerta trabajo.
La puerta lógica.
La puerta sensatez.
No se puede pregonar que nada tiene orden.
No se puede pedir un nuevo orden por propio interés.
Es habitual que el perdedor quiera cambiar las normas de la carrera.
Es normal que el sin poder quiera cualificar a su minoría.
Minorías mayoritarias.
Los mayoritarios son la minoría.
Salvadores de tropeles.
Tropeles que buscan su salvación en trastocar un orden.
Y en el nuevo orden y su marginalidad ¿Qué ocurrirá con la mayoría rendida?
Nuevas leyes para beneficio de los nuevos legisladores.
Derribada la pirámide, se construirá una nueva pirámide con una nueva zonación y orden.
Es de necios creer que el nuevo sistema no tendrá nuevas élites, nuevos privilegiados, nuevos sometidos, osea las nuevas clases del nuevo orden.

martes, 17 de junio de 2014

Nadie sabe donde nacerá

Flores en los charcos.
Flores entre zarzas.
Flores en el arroyo.
Amor y caricias en el fango.
Nadie sabe donde nacerá.
Nadie sabe donde está.
Nadie sabe de donde vendrá.
Lo delicado nace entre lo zafio.
Lo zafio surge entre lo delicado.
Buscando lo descolocado.
Ubicando lo encontrado.


lunes, 16 de junio de 2014

Probidad

Que devaluada esta la probidad.
Que de recodos tiene el camino que se nos pone de ejemplo.
Que sombra tan terrorífica proyecta el árbol tuerto.
Homilía tras las noticias que solo lanzan negrura.
Irrumpe con fuerza el guerrero que enjalbegado de blanco oculta obscuridades.
Ningún torneo se le conoce, pero dice que ganará la guerra.
¿Quién nivelará lo desnivelado?
¿Quién enrasará lo desenrasado?
¿Cómo saber si el gris es blanco de nieve perpetua?
Si ya no existe ningún blanco de referencia.
En el cesto de las manzanas pochas la menos podrida es la más sana.