domingo, 24 de septiembre de 2017

El alabastro de tu piel


Recorre mi espalda el escalofrío de la ausencia.
Palpan mis dedos el alabastro de tu piel.
Sobre la grava lechosa de cuarzo.
Corte de flores inmoladas por ti.
Padecer de hojas caducas.
Otoño que cobra presentes.
Viento de mar que con sal seca lágrimas.
Golondrina herida que en la tierra se vuelve de escarcha.
Renglón torcido de Dios.
Alba de fin.
Roble desnudo.
Llanto de mastín.
Frío.

Fiestas de pueblo


Uno, en las fiestas de pueblo, no puede ser equidistante, pero ve como se marcan todo tipo de distancias. Fiestas de estanqueidad, de estatus enquistados, de rancio inmovilismo, de anquilosada zonación.
No están las primeras filas, en la primera fila, Es una preeminencia difusa, de códigos internos.
Los gestos sutiles distinguen, los gestos interiorizados, claves a través de las que aflora el iceberg del clasismo de pueblo. Prestigios heredados, lacras legadas, altivez de apellidos, que fuera de este estanque de ensimismamiento a nada suenan, pero que en este microcosmos, truenan y retumban.
Nadie de clase alta gira la cabeza, cruza las piernas, se distrae en la coreografía del rito que es la Santa Misa.
Mangas largas, mangas francesas, medias mangas, con clase y sin desclasarse, con el decoro prescrito y distinguiéndose porque tienen decoro. Estatus de comedimiento y marcas.
Cuando entran nuevos personajes en las rancias elites, entran porque adquieren patrimonio y se rebozan de la harina del decoro, sólo se rebozan, porque el decoro, no es algo que de la noche a la mañana uno interioriza, Por eso su decoro, es un poco estridente, pues ir a la última trasluce cuando llegaste, y te colocas sin tú quererlo en las medias tintas, en el patíbulo de los recién llegados, presas fáciles para la crítica, por arriba y por abajo. Suelen ser estos, los recién llegados, los más despiadados críticos con sus antiguos compañeros de infortunio, con sus compañeros de origen, si se puede llamar infortunio nacer en una clase trabajadora, obrera o proletaria. Suelen ser estos, los nuevos, los más tildados, los más afectados, rubias de potasa que lucen vestidos de cretonas con grandes flores.
Imposible ser equidistante, porque tú, yo, como observador zonado, también eres observado y tienes tu preeminencia y tu  heredada clase.

Vértigo en el lupanar


Vértigo en el lupanar.
En la casa del nido de ametralladoras.
En el vulgar torreón de la bruja del hoyo.
Vértigo de manos manchadas de delito.
Vértigo en coro donde da alaridos la bufala.
Caldero roto.
Caldero sucio.
Hedor etílico de miasma.
Peonza que sin tino y macabramente rebuzna y danza.
Sordidez.
Calentura de morapio.
Humo tóxico.
Tarasca, que ladra cuando su amo, el rey de la sombra, le manda.

Agujero Glorioso


Con frecuencia son muy precarias nuestras compañías.
Nos acompañamos de la precariedad.
Precarios e irresistibles vicios.
Vicios de arrabal que enfundamos en salvajes pieles.
Zorras con piel de zorra.
Fregonas con manto de armiño.
Pulsiones que nos dominan con demasiada frecuencia.
Compañías para nuestras campañas de temeridad.
Delitos en el altar.
Delitos en la curia.
Delitos en la casa consistorial.
Vicio por los agujeros gloriosos.
Pon la negrura de hozar en el hoyo.
Tumultuaria aprobación de la vulgaridad.
Desde el palomar otea el buitre de papo pestilente.
Atalaya de la dama del bochinche.
De la dama del frite.
De la chacha macilenta y macerada.
Alta sociedad.
Alta suciedad.
Mercaderes de la trampa que anidan en las primeras filas.
Nidos de alacranes.
Alcobas del morapio y del chalaneo.
Furcias que el el jergón de lana son trasquiladas.
Bocas difusoras de mentiras, que se pierden por lamer, la almeja más vulgar.
Panadizos, chancros, calenturas, peste bubónica.
Asola en truan el futuro, y llena su granero con cacareada y falsa bondad.
Zorras del pueblo.
Pueblo de zorras.
Liendres hijas del latrocinio, que enharinadas desde el cubil, en nueva hornada, están prestas a eclosionar.
Merodeadores.
Matarifes.
Cuervos ladrones.
Amputadores de talento.
Reyezuelos de la miseria.
Maldad,

sábado, 23 de septiembre de 2017

Rebudios


Andar a la pata coja, jugando al infernáculo.
Tropezar e ir perdiendo.
Perder y sentir que vas ganando.
En cualquier orilla hay placer.
Tribus que conquistar.
Ritos iniciáticos en los que todo es confusión y alambicado vicio.
Privilegios que dimanan de la responsabilidad.
Inferiores que hacen cualquier cosa, para dejar de sentir la tortura que es sentirse inferiores.
Sin conciencia de culpa, no hay pesar.
Atajos malditos, donde el lodo es inherente, lodo que luego blanqueamos.
Lobos de patitas blancas.
Galanas a las que la rebañadera, saca el tormento de sus rebudios.
Electroshock.

Hispanofobia


Que poca conciencia tiene el inconsciente.
El traidor que ha vendido su nido.
El cobarde que extiende miseria saltándose la ley.
En que promete un trigo que ya no existe, porque él, lo ha dilapidado.
El miserable que enfrenta hermanos.
No se enrasa la ley para dialogar sobre tropelías.
No se arrastra por el polvo del lodo del camino la ley.
El amor no justifica sembrar odio.
Infectar la candidez con nazismo.
Hispanofobia.
Viñedos de odio, donde los serpollos se infectan a muy temprana edad.
Vivimos tiempos donde el cretino pregona necedades, incluso desde el púlpito, desde el que se habla del amor universal de Dios.
Es un seísmo la soflama del impudico.
Deshonestidades de cainita, de sedicioso, de baladrón.
Manos ladronas enharinadas, que prometen una tierra ya vendida a la Yihad.


Cataluña, nazismo y sedición


Esto también es una concentración, una concentración de discriminados, por un sentir popular, de seres que se creían superiores y jugaron a hacer purgas. #lahistoriaserepite 
El odio aglutina y cotiza al alza, políticos miserables que siembran división y discordia.

Todo termina rodando y la primera cabeza en rodar es la del traidor.

Felices Fiestas de San Lino de Volterra #HOYOS


Volvemos otra vez a estar en fiestas, sin haber pagado las anteriores, pólvora del Rey, con la que tapa desatinos el Ayuntamiento de Hoyos.
Entramos en el otoño el día 22 de septiembre y el 23 celebramos la nueva estación con nuestro Santo Patrón, el Papa San Lino, sucesor de Pedro y mártir de la fe, de nuestra fe, un credo basado en el compartir, en el ser todos iguales, en que no haya distingos entre hermanos, entre nosotros y el prójimo. Como hemos perdido el concepto de comunidad, es algo que habría que preguntar al Partido Socialista, como se ha perdido el concepto de pueblo, de pueblo unido, y de Alcalde, que una vez elegido, gobierna sin distingos para cada uno de sus vecinos, para todos los administrados. En Hoyos desde que gobiernan los socialistas hay bandos, los míos y los otros, y a los míos los cuido y compro y a los otros los ninguneo y les cerceno derechos. Por qué hacer distingos es dar a unos más y ese más sale de lo que se detrae a los otros.
Se gobierna sin criterio y eso es palmario, un ejemplo muy claro y fácil de entender es: Nuestros montes los gestiona la Junta, y ahora los está alambrando la Junta, cuando nuestros ganaderos no quieren que estén alambrados. Los gestiona la Junta, porque hemos cedido, declinado su gestión, no quieren trabajar desde el Ayuntamiento, cuando ese es su trabajo, gestionar lo común.. Los han cedido porque así no le dan ruido, aun así se desentienden del  poco pastoreo que hay en ellos, vecinos del pueblo que tienen ovejas y cabras y las pastorean por los Baldíos, por Moncalvo. Incluso ya pueden pastorear por la Cuesta, si quieren, porque cuando la cercó la Junta y la lleno de pinos no se podía pastar en esa parcela y si se hacía tenias multa, desatinos, de una Alcaldía y una Junta Socialista, en la que en nada atina. Pues, así es, sin recuperar gestión, ahora se están alambrando los Baldíos, y eso significa que nuestro ganadero, al que no se le ha consultado nada, ni se ha tenido en cuenta su opinión, queda en manos de la junta, que le podrá permitir pastar o no, y lo que es seguro es que le cobrará por hacerlo, cuando hasta ahora no pagaba por ello, vamos que Hoyos no piensa en su gente y piensa sólo en quitarse ruidos de encima y a saber en qué más...... aclarar que los ganaderos no son los únicos que se quejan, también ha protestado la Asociación de Cazadores.
Se nos va el futuro, con esta mala gestión, y no lo decimos por decirlo, lo decimos porque ha llegado a Hoyos en estos 30 últimos años mucho dinero para generar progreso y se ha dilapidado, se ha esfumado en zarandajas, en ruido, en ayudas a los amigos, en francachelas, en obras sin tino que no merece la pena enumerar pero que como el PLAN E. en nada han quedado.
Seguimos sin tener plazas subvencionadas en la residencia de ancianos,cuando con las pensiones que tiene nuestra tercera edad, nuestros mayores no pueden entrar en ella, con la alta cuota que se paga, y que se decide cada enero en el ayuntamiento de mutuo acuerdo con la empresa que la gestiona, pero en lugar de mover ese tema tan vital, para nuestra población envejecida, prefieren desde el Ayuntamiento, gastar dinero en petardos y en fiestas y olvidar que nuestro pueblo tristemente es un pueblo de mayores. Las últimas fiestas, las de San Lorenzo, han sido caras, muy caras, y eso que la caja común no está para esos dispendios. Gobernar es tomar decisiones, es tomar las mejores decisiones, para generar crecimiento, para afrontar este invierno demográfico que el partido socialista imagino que ve, pero que no hace nada para paliarlo. Tristemente el Partido Socialista, está instalado en el verlas venir, a ver si escampa, por obra y gracia de la meteorología y eso no es gobernar, como tampoco lo es, dilapidar sólo en verbena los comunes impuestos.
El Partido Popular de Hoyos, opina que la  nueva gestión que necesita Hoyos, no pasa por estrangular más a sus paisanos con más impuestos, la gestión de Hoyos es doméstica, es simplemente administrar mejor, son muchas las ideas que proponemos y que son de coste cero para las arcas municipales, pero que los cuatro miembros del equipo socialista, del equipo de gobierno, siempre desestiman. Nuestro pueblo, tiene calles enteras deshabitadas, el casco histórico está muerto, y no se toma ninguna medida que rebaje las exigencias para rehabilitar, para recuperar el centro del pueblo, desde la oficina de urbanismo de Mancomunidad todo son pegas y zancadillas, gravámenes y peros. Y mientras en nuestros montes sin control y de modo ilegal, surgen y surgen construcciones, que no pagan impuestos, y que hacen un uso indebido de nuestras aguas, y cuyas aguas sucias no se depuran, ni sabemos cómo se vierten y se gestionan. El urbanismo salvaje y sin control, se carga el paisaje, degrada el monte y esquilma recursos hídricos. Pero el Ayuntamiento no quiere verlo, y para más inri hace política torticera e ilegal con el urbanismo, compra adeptos con la permisividad, deja hacer a los amigos, correligionarios o palmeros o a los que dicen ser de los suyos, y así, ellos, los privilegiados, hacen lo que les apetece en el monte, a coste contributivo cero.
El futuro no se escribe desde el cortoplacismo, nuestra Sierra, se merece visión de futuro, se merece visibilizar la suerte que es vivir en ella y la cantidad de oportunidades que nos brinda su microclima y su riqueza paisajística.
Hoyos merece un cambio, un nuevo rumbo, y eso, paisano, soyano, está en tu mano, porque es tú mano la que deposita el voto.
Desde el GRUPO POPULAR un saludo y FELICES FIESTAS DE SAN LINO.

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Bajo el influjo del peor pecado capital


Es muy frecuente que la sin razón pretenda atenazar a la razón. Que el acrata, pretenda destruir la bella construcción que es una sociedad rica en valores y en respeto, que paradójicamente tolera a quien beneficiándose de la permisividad de las sociedades del bienestar y el éxito, la infecte desde sus entrañas con frases de aturdimiento, con alaridos de rabia, el sentido común.
Si, Occidente tolera lo intolerable, consciente de que la enfermedad más miserable, anide en sus entrañas y se nutra de ellas, cáncer que sólo busca aniquilación y ningún valor edificante propone, salvo un novedoso reparto, probado ya mil veces, que es el equitativo reparto de la miseria.
Suele el ser encorvado, querer extender su torcido espíritu, proponiéndolo como paradigma, cambio de estándares que sólo quiere, un desorden donde la peste y el hambre, campen en ese reino de vagancia y caos, que genera hacer creer que sin esfuerzo se puede el cielo alcanzar.
Y suele cumplirse que el parásito crea que puede vivir sin un hospedador. Tolerantes falsos que no toleran ni respetan, al disidente que en su estulticia y buenismo les alimentó. Caines que bajo el influjo del más antiguo de los pecados capitales quieren asesinar el laborioso y prudente Abel.
Vivimos tiempos ya vividos, tiempos calcados, tiempos cuyo final es fácil de predecir.

martes, 19 de septiembre de 2017

México, perdió esta partida


Se revuelve el infierno y tiembla la tierra.
Almas negras que se retuercen entre estertores de fuego.
Y caen las torres del tablero de la vida.
Y son zarandeadas las jugadas del hombre.
Sus cuarteles, sus estrategia.
Siempre nos dominan las entrañas.
La violencia que se desata en segundos y rasga el mármol.
Devoró la eternidad en este envite, a muchas almas.
Al polvo volvemos, al polvo de la ruina.
Peones de una partida a la que pone fin el destino.
Rabia contenida que sin avisar estalla.
Tembló la tierra y con ella tiembla el hombre.
Insignificante alfil en la batalla.
Hermanos que corrieron la peor de las suertes.
La mala suerte de vivir sobre una falla.
Frágiles castillos, habitados por siervos de una tierra que siente los estragos, de la cólera del infierno que está bajo sus plantas.

El malhechor


Banderas de conveniencia.
Pabellones para delinquir.
Siglas que amparan delitos.
Bandos que son bandas de corrupción.
El ladrón busca la oportunidad.
Suelo sagrado en el que se guarece el malchor.

El dolor habita en mi corazón


A veces, algunas veces, el amor está encerrado en lo inerte.
En el frío mármol, que la mano arrebatada talló.
Todo son despojos en ciudad del olvido.
En el laberinto de cruces y frases de desesperación.
Yo sé que tú ya no habitan allí.
Allí sólo habita el dolor, que la distancia atenua.
El dolor no descansa a la sombra de los cipreses.
El dolor habita en mi corazón.

Cimiento de porcelana


Tener miedo es desordenarse.
El que siembra temor teme la verdad.
La verdad que anida en la boca del franco.
En la cabeza del que como visionario desentraña la trampa.
Ruido de petardos que tapan como fuerza la cerradura el ladrón.
Viven en torres de barro los que roban futuro.
Barrabas teme al agua clara que lame si cimiento de lodo.
Teme al que tiene su asiento hecho de incorruptible porcelana.
Siembran temor, coacción y amenaza.
Siembran y nada recogen, porque el pantano del fango, no da frutos para construir bonanza.

sábado, 16 de septiembre de 2017

EL CORTIJO DE HOYOS ES VERGONZOSO, EL CORTIJO DE HOYOS ES UNA VERGÜENZA


En Hoyos no hay democracia, sólo hay opacidad, chalaneo y cortijo. No hay democracia, porque al amparo de la CASA DE TODOS, sólo medra el amigo. Con el dinero de todos se perpetúa el cortijo, se compra voto y se dan parabienes al  que practica el latrocinio.
Hay tanto desorden, hay tanto cajón cerrado, tanta trampa escondida, tanto tramposo. Documentos falsos, planos falsos, falsas cuentas, falsas facturas, mentiras en los expedientes que legitiman las ilegalidades de los amigos........... Con el futuro de todos, sólo unos cuantos sacan partido. Banda de amigos, amigos del bando.
Los plenos de nada sirven, porque Don Óscar, Don Félix, Don Aurelio y su super amiga, solo saben mentir y contar cuentos, mentir y esconder las cuentas, mentir y permitir que el pueblo se apague, que al pueblo se le robe el futuro. VERGONZOSO.......
Callejas que desaparecen, obras que no tienen licencias, licencias a las que ninguna pega se pone, desmanes que se legalizan, impuestos que se malgastan, recalificaciones a la carta para el amigo fiel, para el trepa que viene de lejos contando cuentos y haciendo de menos a quien lleva toda su vida cuidando su huerto, su viña ya arruinada por una cooperativa de ladrones, sus olivares que ya nada dan, porque incluso ya no hay ni cooperativa, y las cuentas de esta, de su venta aun sin dar.
Por qué, para que dar explicaciones, si en Hoyos no hay democracia, sólo hay totalitario sectarismo, donde, que curioso, sacan y sacan partido siempre los mismos, los palmeros, los familiares, los estómagos agradecidos que están saciados, (muchas veces ni siquiera se han sentado a la mesa, veces los sacian con las migajas de un banquete pagado con los impuestos de todos, pero que se hace para poquitos comensales y a puerta cerrada). Y después de la pitanza, con circo, mucho circo, y desde el balcón de la Casa Consistorial se aventan las migajas, para complacer a muchos, con muy poco, porque lo mucho, se reparte a puerta cerrada y sin hacer ruido, VERGONZOSO.
Red clientelar, que comienza con los funcionarios del Ayuntamiento, que poco hacen, que nada hacen, y que Don Óscar dice que se agobian cuando se les pide transparencia, cuando se les piden papeles, informes, datos, que son de todos, porque lo que hay en el Ayuntamiento es de todos y a todos debe volver, se debe invertir. Son funcionarios para tapar desmanes, porque ellos sí saben lo que tapan, saben lo que pasa, lo que hay, lo que desaparece. Porque saben leer y algo entienden de leyes, y hay tanto chanchullo ilegal, que difícil no verlo. Los ven y los callan, los tapan, los niegan. Nos niegan el pan y la sal, a la sufrida oposición, cuando la ley de transparencia les obliga a mostrar, a enseñar las torcidas cuentas, a no contarnos excusas y cuentos y a darnos lo que legítimamente pedimos.
En Hoyos no hay democracia, no hay nada de TRANSPARENCIA. Ya os lo hemos contado muchas veces, ya lo hemos aireado muchas veces, pero de nada vale, son cuatro y nosotros tres, no podemos frenar su sectarismo, son equipo de sectario gobierno y hacen lo que les viene en gana, y juegan con el dinero de todos a ver lo que ellos ganan. No tienen ni ética, ni estética, ni vergüenza, ni decoro, tienen mucha cara, mucha frescura, escondiendo papeles, dándonos documentos falsos, porque es así, lo han hecho, incluso nos han expurgado los papeles, incluso los que están paginados y dejan clarísimo rastro, y no nos llaman a las comisiones y deciden con la puerta cerrada, amparados, asesorados por personajes que nadie en Hoyos ha votado, que a ningunas elecciones se han presentado, pero que tienen voz y voto en el despacho del Señor Alcalde de opereta, de Don Óscar, de ese joven que temprano empeza a obrar torcido, a gestionar tuerto. A puerta cerrada guisan nuestro futuro, amañan nuestras cuentas y deciden, sin dejar rastro en las RESOLUCIONES DE ALCALDIA de sus sectarias acciones.
Ya os hemos contado que hasta hace unos días no se hacían Resoluciones o Decretos de Alcaldía en Hoyos. Ahora se hacen, pero sólo algunos, no sea que nos enteremos de los chanchullos y los podamos fiscalizar y airear, (porque tienen mucho miedo a que contemos, a que os contemos lo que en el Ayuntamiento se hace). Ahora se hacen, desde hace unos meses, y se hacen en papel timbrado, como los ricos de Béjar, cuando lo importante no es el timbrado, sino que se hagan y se refleje en ellas lo que se decide y en que se gastan los cuartos y a quien y porque se contrata, son obligatorias desde 1987, pero en Hoyos no se hacían, no sea que la oposición se enterara de lo que se cuece. Ahora las hacen. pero siguen haciendo lo que les da la gana, lo que a sus amigos les interesa. Porque hay mucho interesado en el dinero de todos, en que no se reparta con justicia, porque así los correligionarios, los camaradas tocan a más parte. Y no se hacen resoluciones, porque es un documento de libre acceso, que no nos pueden negar, que libremente y sin cortapisas deberíamos consultar, pero nos lo niegan.
Vuelvo a decir VERGONZOSO, muy vergonzoso todo el fulaneo que consiente el SECRETARIO, NOTARIO y FEDATARIO, Don Félix, consentidor y amparador de tanta tropelía, de tanta irregularidad, de tanta posible prevaricación, de tanto posible cohecho. Cobran, todos ellos cobran, juntos o arrebujaos, por trabajar, pero bien no trabajan, poco trabajan, no rinden por el bien común, poco rinden y mucho tapan.
Hay empadronamientos irregulares, gente empadronada en Hoyos que vive y tiene su casa en Acebo, gente empadronada en casas en las que no viven, casas que no son suyas, y a saber si sabe el legítimo dueño, que tiene empadronada a esa gente en su casa, son chanchullos que se hacen por los amigos, esos que edifican en huertos, en terreno rústico, a la orilla de un río, donde les da la gana, porque para ellos el Ayuntamiento ni oye, ni ve. Amigos que engrosan el CENSO ELECTORAL y que votan CORTIJO.
Todos pagamos impuestos, pero sólo revierten y benefician a unos cuantos, a los amigos. Como no ser amigo de ellos, del caballo, que arteramente lleva gando 30 años, con este panorama de mamoneo, hasta yo que soy del PP, estoy pensando en hacerme del PSOE, para poder mamar como maman ellos.
Y lo más grave de todo, la OMERTA, la ley del silencio y la agresividad de los que sacan lana, que son capaces de todo, para seguir poniendo el puchero, el puchero donde les cae la sopa boba, sopa que no es sólo para ellos, el dinero que llega al pueblo para generar progreso, EL ROBADO PROGRESO.

Estándares de coronas


Bajo la ensoñación de las bellas épocas.
Vergel de tapias muy, muy altas.
Oasis de ensimismamiento y ecos de aplausos a uno mismo.
Sin resquicio de vulgaridad todo es altanería en este hermético palacio.
¿Qué es ser? Sino padecerse.
Estándares de coronas para coronar a cualquier Santo.

Perplejidad en el vulgo


La fortuna da trofeos a quien ninguna fortuna trabaja.
El el éxito que el azar depara al raquítico de ingenio.
Balbucea el bobalicón petardos extranjerismos.
Palabras que ni siente, ni entiende, pero que generan perplejidad en el vulgo.
Uñas enlutadas bajo el brillante rojo esmalte.
Carmín que tapa pupas, bermellón que tapa chancros.
Ratas con dientes de oro y zarcillos de ourita hojalata.
Ver y no creer, no creer aunque lo acabes de ver.

viernes, 15 de septiembre de 2017

Tiempos de geoestrategia


Los territorios son inhóspitos cuando los habita la tragedia.
El terror que como viento altano se adentra, como lengua de odio, en la miseria humana.
Descoordinación que genera, que lo más rastrero llegue a la cumbre, y desde esa altura, arrastre por su fango patrio, al coronado.
Sin centinelas campan las fobias, los asesinos que en las escuelas del odio, aprendieron a decapitar.
El lecho de Procusto, definirá la nueva estatura, la estatura de la zahinidad.
Escenarios terribles, que preceden a las sombras de la desolación.
Vivimos tiempos en los que lo importante se desestima y se martillea con la nimiedad.
Tiempos de geoestrategia.

martes, 12 de septiembre de 2017

La Calleja de Mataperros




#Hoyos #SierradeGata #Cortijo #Sinvergonzoneria #Prevaricación
Hoyos es un suma y sigue, no hay día que pase que no descubramos un nuevo chanchullo en el cortijo que es nuestro Ayuntamiento.
Os comente hace unos días que Doña Esther Jacinto, la super amiga de Don Aurelio García, el Alcalde en la sombra, ese personaje que orquesta todos los tejemanejes de Hoyos. Os comente que tiene una casa ilegal en el campo y que ha edificado íntegramente el patio de su VPO, y nos dice el Alcalde, (Don Óscar, el alcalde de opereta, que solo interpreta y hace lo que le mandan), que tiene licencia de obra, cosa que me parece aún más grave, pues es una obra ilegal y el Ayuntamiento no puede dar licencias a obra ilegales, quiero creer que no la tendrá, o si la tiene no la habra firmado Don Félix Montero, porque al ser secretario, fedatario e interventor, y velar por el cumplimiento de la ley, habra puesto él, algún reparo para firmar algo ilegal, fuera de la ley que se supone él conoce, e imagino que no lo habra firmado tampoco Doña Isabel, la arquitecto de la Mancomunidad. Vamos que dicen que licencia hay, pero no nos la dan, y no nos la dan a pesar de que saben que es un documento de libre acceso para la oposición. Creo que no nos la dan, porque hay tomate. Y no me extraña, porque Doña Esther se ha hecho tres plantas de edificación ilegal, en el patio de su VPO, con dos cojones, para qué andarse con tonterías, es lo que le pedía el cuerpo, tener un casoplón y ya lo tiene.
Bueno a lo que íbamos, porque en la casa no termina la cosa. Doña Esther y su marido cuando les tocó la fortuna, se compraron detrás de su casa un olivar, olivar que quisieron hacer urbanizable, pero llegaron al urbanismo tarde, porque el pueblo, Hoyos, ya había crecido todo lo que tenía que crecer, desordenadamente y sin criterio pero ya se había extendido. Ya había crecido, quizás no sin criterio, sino con el criterio de favorecer a algunos, quizás a los correligionarios, o a los amigos, o a la familia. Vamos recalificaciones a la carta.
Esta propiedad, este olivar de Doña Esther estaba separado, bueno aún está separado de su casoplón, por una calleja, la calleja de Mataperros, que es una posesión de todos los que en esa zona tienen fincas. Pues bueno esa calleja en los nuevos planos aparece cortada por arriba y por abajo y nos dice Don Félix que es de Doña Esther. Vamos que el Ayuntamiento y los vecinos que acceden a sus fincas por ella, se la regalan como presente por ser amiga de sus buenos amigos del equipo de gobierno, por ser parte de ese equipo y por ser concejal con mucha suerte, de Cortijo que es el Ayuntamiento de Hoyos.
Vaya tela lo que pasa en Hoyos, vaya tela de bochornoso.

La Babel del carnero


Vivimos tiempos de deslealtad.
Tiempos tuertos.
Tiempos revueltos.
Corren aires de traidores y de cainitas.
Aires de incendio.
Corren la soflamas incendiarias azuzadas por el viento de la ignorancia.
Tiempos de horror sin culpas.
Tiempos de verdugos que llevan tu misma sangre.
Caines que creen ser distintos tras ser infectados por el virus de la falsa superioridad.
Emperadores que con pompa van en harapos.
Crédulos mancos con los que es imposible porfiar.
Cuando porfía la verdad con la farsa, se allana a su barro y se convierte sin serlo, en su igual.
Difícil batalla campal, que se pierde por falta de presencialidad.
Marea de asnos con banderas de aculturación.
Incultos a los que le han prometido un reino en el que despuntar.
Poco puede edificar la miseria.
La corte de ladrones que que metamorfosean sus nombres para encajar en la Babel del carnero.
Talibanes que con tal de obtener poder, obrarán hasta con la más inimaginada ruindad.

Taphophilia, el magnetismo del óbito


Es magnético ver morir.
Ver como en el último estertor, exhalamos el espíritu, el último cálido suspiro.
Es magnético sentirse invadido por el aire último que ha recorrido el corazón del ser que se desvanece.
Es magnético ver la coreografía de los duelos.
Ver la teatralidad de algunos.
La sinceridad de muy pocos.
Y ver como el dolor es un proceso socializado, aprendido.
La muerte tiene su estética, su plástica, su decoro, su aderezo.
Coronas de flores, que mañana devendrán marchitas, como los compartidos recuerdos.
Cuando morimos comenzamos a diluirnos.
Comenzamos a desvanecernos, de los días de los que nos amaron, y comienza la sustitución de la pérdida, del calor perdido, no es algo urgente, es sólo inevitable.
Aprenden a vivir sin nosotros, y si no aprenden, no tardarán en venir a esta orilla, a abrazarnos sin cuerpo y sin presencia, abrazarnos como lo que ahora somos, brisa.

lunes, 11 de septiembre de 2017

De Eróstratos y segadores


Los sembradores de tempestades, buscan siempre con urgencia, un éxito no sudado, un éxito contra natura. Buscan revertir el orden para faenar en un desorden de iletrados, que infectados con el virus de la diferenciación, con un añejo mal que desde tiempos inmemoriales ha traído muchos frutos, a los Barrabas de turno, a los bastardos, que crean relatos de cuento para tapar desastrosas cuentas. Creadores de lindes y linajes, de tildes diacríticas para azuzar a Cain, a matar a Abel.
Estrategias de miserables de zafias, que con sus dedos rechonchos intentan pillar caqueras en sus fosas nasales, de vulgares mujerzuelas de una novísima tribu, que se distingue con gestos novísimos que los identifican y que sirven para identificarse entre ellos, códigos olfativos de efluvios mal aseados, de hedores de unas sobaqueras repletas de golondrinos.
Sembradores de odio, que incapacitados para construir,  se comportan como vulgares Eróstratos, que quieren pasar a la historia destruyendo, infectando, arruinando.
Segadores de unidad, difusores de mentiras historicas, de envidias y de infulas de condados titiriteros, que lucen en la barraca que es esta feria, con coronas de pacotillas, cortes de bufones que se ríen del decoro, del sentido común y la inteligencia, que berrean división e intentan rendir en la numerosa manada que concita la hispanofobia.
Con frecuencia la cumbre está llena de zafios, que se autocoronan con la patraña y sembrando el estiércol de la amoralidad.

sábado, 9 de septiembre de 2017

PILAR BOYERO EN HOYOS. QUE NO DARIA YO......


Como en una Boîte, incluido el humo de zorrera, en el que definían abanicos azul cobalto, los rayos estroboscópicos de los efectos de luces de colores.
Sobre la fachada de la portada románica, la principal, flores; flores de manton de manila, flores de la dehesa extremeña, flores de jara, flores de estío. Un estío que fenece entre brisas que huelen a mosto y a vendimia y que contribuían a hacer más embriagante aun, la pasión de Divina Pilar.
Como en una Boîte apareció Gilda, apareció Divina Pilar. Con un vestido palabra de honor negro, con su turbadora raja lateral, que dejaba ver unos miembros inferiores, que volaban sobre altos tacones de vértigo, así nos dió Gilda, la primera bofetada de sublime sensualidad.
Pilar Boyero, no es sólo Diva por su voz de garra, ni por su aterciopelado y coherente discurso, didáctico hasta el extremo, pero grácil y envolvente como guante de raso que Gilda domina con innata sensualidad. Es Diva por un entente, de muy bien ensambladas partes, que la hacen grande y cercana, humana y divina, próxima y rutilante estrella. que con su estela nos agita y cimbrea, tocandonos donde sólo los grandes saben llegar, en el corazón.
Las Divas no se hacen, nacen. Y Pilar nacio asi, es cierto que no es lo mismo un diamante que un brillante, pero la materia prima ahí está, genetica de Salorino, el pueblo de sus mayores que ella lleva por bandera. Mujer hecha así misma con el tesón que da ser sabedora, de que es un pozo de talento.
Su voz campo brillante sobre un silencio sacro, sólo roto por los aplausos y los oles. Su voz campo a capela, sin micrófono, demostrandonos su fiereza y bravura, demostrandonos que solo las grandes, se desnudan y exponen de ese modo ante el toro del público, que Pilar recibe a portagayola.
La grande estuvo muy bien acompañada, se rodeó de lo más granado, de lo más grande, de Pedro Monty, de Diego Antúnez,  de Cristóbal Sánchez,  de Andrés Malpica y  de Tino Gonzalez. Quinteto que arropo e hizo lucir con más brío aún los rojos, rojos claveles que salieron de su divina boca. Nos abrasó y nos abrazó su voz de verdad, su voz de señora, con su valentía racial.
Fue una noche mágica, fue un día vivo, entre las piedras de Hoyos que hablan de historia y el torrente vivo de copla, que es poesía que nace del corazón.

viernes, 8 de septiembre de 2017

El fraude extremeño


"La política ni puede, ni debe ser una profesión, es un sacerdocio, es vocacional, es entrega al bien común. Pero la gentuza que puebla las filas de los partidos, han hecho que se vea al político como un problema y no como una solución."
Irsia Carolain Sprimbol


https://www.facebook.com/popularesdeHoyos/photos/a.1081376668624365.1073741829.1070754953019870/1451673461594682/?type=3&theater

jueves, 7 de septiembre de 2017

El Golpe catalan


La razón necesita defensa, cerco legal que la ampare.
La razón, no busca el zafio y cortoplacista interés.
La razón, es transparente y su delicada e impregnante presencia, se cercena fácilmente con el humo tóxico de la sectaria soflama.
Sin horma legal, todo se deshorma, todo se desparrama, y lo primero en tiznar es el partidista interés de los príncipes de la roña, príncipes que ni farfullan bien el dialecto con el que se tildan.
Confunde el mediocre, su ganancia con la razón, y enfunda el desatino con mil mentiras, que procesiona con estandartes de opereta y gorigoris de metralla, segando la palabra a quien aventó la razón, separandola desde su tribuna de la emponzoñadora cizaña.
Todo es tan patético, tan nazi, tan bananero, tan Maduro, casi podrido.
Abierta la arqueta de la miseria moral, son muchos los que en ese barrizal se enlodan.
Son los pajarucos vestidos de títere, los que hablan del todo, cuando apañan de derechos cercenados a la otra parte.
El disidente tiene la razón, la tiene el valiente, el que hasta cierto punto de inflexión, consiente en tolerar desatinos de desatinados, a los que le apesta la sobaquera repleta de ignominiosos golondrinos.
Males de condado, que sueña con las glorias del reino, y en el sueño se embriaga de liberticida pesadilla, y hace victimario a la víctima de su calentura de poder, de sus ínfulas de raza, corrompida con tanta burda chanza.

martes, 5 de septiembre de 2017

Los fantasmas de la negación


No hay mayor placer que sentirse inundado de luz.
Sentir que sintiendo nos morimos y renacemos en la cólera de los placeres prohibido.
Somos la genialidad de un desorden que creemos no soportar.
El aliento dulce que cimbrea nuestra piel.
Luna llena de relámpagos.
Habitan los fantasmas en la negación.
En los disfrutes censurados.
En la mirada del igual que en los paseos del desarraigo tropieza con el desafuero de nuestro iris de fuego.
Calma tras la batalla campal, en el jardín de la araucaria.
Clama el infierno de la insatisfacción reclamando hecatombes.
Clama clamoroso el vaho de la deflagración.
Amantes del pasto verde.
Amantes del verde olivar.

Futuro de bajeza y ruina


Atronador es el olvido, cuando doblan las campanas.
Se impregna el abandono, con el tañer de la torre.
Corre entre los robles, la risa burlona de la espadaña.
Mañana ya llegó y con él, se desvanece el recuerdo.
Se desvanece el bullicio.
Uno menos, casi ya no hay almas.
Es el desalmado progreso, la velocidad y su molicie.
Ya nada se labra, pero la vida rotura y renueva la fronda y a los vivos.
Primeras filas que nada abarcan y se pierden en un ritmo que les es ajeno.
Extrañeza, de extraños que van perdiendo comba.
Desclasado y desarraigados en los nuevos arrabales arraigan.
Vicios de marginalidad y de marginados por las aventadas migajas.
Valle que se deshorma y retorna a un paisaje virge, herido por el sarpullido del avispado foraneo.
Por el nuevo parásito, que arriba a una sierra, que expulsa el mérito y el acervo.
Y abraza al arrabalero que atufado de vinazo y marihuana, vende que el prometedor futuro.
Futuro de bajeza y ruina, de liendres y zahinidad.
Atronador es el olvido y rápidamente olvida el ladrón que su fortuna la robo.
Terribilidad que deviene en patetica y decrépita osamenta.

Con excesiva frecuencia


Con frecuencia, a veces excesiva frecuencia, vivir marginado es ser feliz.
Con frecuencia la permeabilidad a la cotidiana estupidez, genera insatisfacción e infelicidad.
Somos estanques que se contaminan fácilmente, someros charcos que ven turbada su cristalina transparencia, por las inoculadas ansian de ser lo que no somos.
Lejos del mundanal ruido, se escucha croar la rana, se escucha la sinfonía del amanecer.
Lejos, donde las piedras del envidioso no alcanzan nuestras aguas y su malignidad nada perturba la cristalina balsa que refleja el cielo.
Somos la paz que nos labramos, el abrazado sosiego, las pocas y preciadas compañías que de la pira de las vanidades salvamos.
Nunca hay que tener miedo a lo poco, hay que tener miedo a lo que nos abarca y atenaza, nunca al escueto atillo con el que partimos, buscando el paraíso de nuestra calma.
Reyes de islas desiertas, desiertos donde encontramos el placer de la soledad y la compañía de la generosa naturaleza.