martes, 21 de noviembre de 2017

Lazadas


"Los bucles de la historia, a veces devienen en lazadas que ahorcan. Temo al tonto que desde la cumbre repite desatinos."
Irsia Carolain Sprimbol

lunes, 20 de noviembre de 2017

Algaradas


No se construye futuro dividiendo unidades, generando márgenes de marginalidad.
Totalitarios circunscritos a los márgenes de la satrapía.
Chantajes discretos y discrecionales, basados en la amenaza del tiro en la nuca.
Independientes que de todo dependen, generadores de odios.
Analbabetos que son el magma que liga la estulticia.
Sentimientos latosos que venden diferencias basados en el humo tóxico.
Políticos presos por azuzar el odio, por encaramarse en la peana de la xenofobia.

domingo, 19 de noviembre de 2017

Ansiedad


Son la plegarias desatendidas,
las que construyen
en los pantanos de ansiedad,
los castillos carceleros
de la insolencia.

sábado, 18 de noviembre de 2017

Lo poco que me falta


No me fio de mi mismo.
Me traiciono con frecuencia.
Me arrastro en demasía.
Arena de ámbar que enquista tragedias.
Manejo mil llaves, que sólo me sirven, para cerrar mil puertas.
Me sobra de todo y me amargo la vida, con lo poco que me falta.

Con aromas de rosa


La tierra es de sabores efímeros.
Vivimos esquivando infiernos.
Huyendo del invierno.
Abrazando purgatorios.
Cielos de naipes, imposibles de habitar.
Limitados por la maldad.
Acariciados por la usura.
Sitiados por la sed.
Camino de cardos, con aromas de rosa.
Es la oportortunidad, quien maneja las llaves de las salvíficas estancias.
Guerra de sentidos que nos venden como paz.

viernes, 17 de noviembre de 2017

Los rastreros modos de la justicia en Belgica


El cinismo belga no tiene tino, la judicatura belga en nada atina.
Abrazar al delincuente con una candidez tan supina denota mucho zafio celo.
No se puede recelar del igual, que en calidad democrática te supera.
No se puede poner en tela de juicio un sistema carcelario, que más que tu sistema de cárceles patrio, cuida al reo.
Amparar al delincuente que no delinque en tu suelo, como poco es feo, como cierto es injusto y como trasfondo tiene un pueblo de mediocres códigos éticos.
Es muy cínico poner en duda la constitución de un pueblo hermano y proteger bajo las sayas a un baladrón tan palmario como el Señor Expresidente de Cataluña, que siendo elegido para construir futuro, se gasta los cuartos de todos en sembrar cizaña y odio.

jueves, 16 de noviembre de 2017

Los pliegues almidonados de la rutina


Me entristece perder días en los pliegues almidonados de la rutina.
Devociones absorbentes y estériles que esquilman mis fuerzas.
Se pierde mi luz iluminando insignificancias.
Señalando tropiezos de zafios borregos.

martes, 14 de noviembre de 2017

La miel nunca se olvida


El ayer es una espina clavada.
Es una china en el presente.
Es la dulce hiel del hoy.
Nos manipula el recuerdo.
La miel que nunca se olvida.
Todo se puede mal interpretar.
Hoy desnudo el alma.
Ayer desnudaba mi ebúrneo cuerpo.

lunes, 13 de noviembre de 2017

Vacuidad


Es apología de la ofensa, el comadreo y el abuso de la libertad de expresión.
Ruines que derribando, creen que construyen prosperidad.
Ser obtuso es la peor forma de vacuidad.

Halagos de vándalo


Es tortuosa la sed de la necedad.
Sed que tortuosamente modela la faz de la tierra.
Atenciones que anteceden al disturbio.
Halagos de vándalo.
La fortaleza nunca el dulce.
No se gana la seguridad con caricias.
Pero nos permite acariciar la seguridad.
Gloriosos beodos que construyen miseria.
Tono lineal de grandes farsantes.
No nos redime el que vende humo.
Nos redime el cálido redil.
Aprisco donde el buen pastor nos garantiza ser iguales.
El miserable siempre tiene sed.

Todos los colores manchan


"Es curiosa la tolerancia que pide el intolerante para sus intolerancias.
Bufones que quieren ser filósofos, filósofos silenciados y escarniados por los bufones. 
No al excluyente humor sectario.
Todos los colores manchan." 
Yoransel de Omatog

domingo, 12 de noviembre de 2017

No tiene pudor la harpía


No tiene pudor la harpía.
La hiena chafardera, que corre pestilente las calles.
Las cloaca, que de hedor de envidia, intoxica el pueblo.
Siembra odio y ganarás la más miserable de las glorias.
Siembra inferioridad y tendrás un enorme ejército de harapientos.
Tropas de cizaña que el verbasco hace creer que son trigo.
No hay futuro sin destrezas.
No hay destrezas sin esfuerzo.
Enfin el trigo siempre será asediado por la cizaña.
Vulgares sirénidos de colores violentos.

sábado, 11 de noviembre de 2017

No tiene clase la gorrina que delinque


Soplará con fuerza la verdad, en la sala de los vicios.
Soplará y descorrerá el telón de las mentiras.
Soplará cálida la ventolera de datos, y derretirá los afeites de las furcia.
No hay belleza en el delito.
No tiene clase la gorrina que delinque.
Clandestinidad tras las malas mañas, de los que se visten de falso pueblo.
Llegó San Martín y con él, el festín de la insultante verdad.

viernes, 10 de noviembre de 2017

La granada


Está herido el motor de mis tragedias.
La granada de los rubíes de mi ingenio.
El calor, nido del amor.
Late lento, late torpe, late molesto.

jueves, 9 de noviembre de 2017

En el lupanar de las hienas


No me alcanzan las piedras que me lanza el amoral.
No me duelen las palabras de hiel del zafio.
Nada me turba.
Nada me espanta.
Saber que tengo la razón sólo me basta.

Amorales que se creen superiores


El que se salta la norma da bocados a la libertad del otro.
Nada crece sin que otra cosa mengue.
El liberticida roba derechos y acumula el liberticida entorno a si las libertades robadas.
Destructores de la igualdad, generadores de inferiores.
Inferiores que soportan la prepotencia del mar de odio, del río sectario de la marginalidad.
No existe la superioridad moral, existen los amorales que se creen superiores.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Soy sólo humo


Dios siempre debe estar de nuestra parte.
No es un capricho la suerte.
Es una dolorosa estrategia.
Puesta en pie con las lágrimas de la inocencia.
Ira sin marea.
Pleamar sin tragedias.

lunes, 6 de noviembre de 2017

Claris


Todo termina cursando baja.
Los primeros en cursar baja son los delicados.
Los príncipes gráciles y altivos.
Cuellos largos y esbeltos que se quiebran víctimas del airado viento.
Delicadas flores de escasas primaveras.
Se marchó ligera.
Llegó ligera.
Torbellino de alegría que postrada en el lecho lentamente se apagó.
Luz de brio que se durmió entre tristes estertores.
Lividez de livideces, todo a la postre es lividez.


jueves, 2 de noviembre de 2017

Anillos de coral


La soledad tiene mucho de silencio.
De lluvia suave que entumece las respuestas.
De frío que agarrota y encarcela.
Pleamar de desafectos.
Anillos coralinos que impiden la huida o el desembarco.
Islas de tóxico ensimismamiento.

miércoles, 1 de noviembre de 2017

Las piedras


"El que esté libre de adoctrinar, que tire la primera piedra. Claro que hay piedras y piedras; piedras para edificar y piedras para apedrear."
Irsia Carolain Sprimbol

Sin el calor del halago


Islas de sal.
Islas de ensimismamiento.
Islas de trágica orografía.
La orografía de la soledad.
Islas cercadas por anillos de coral.
Barreras que impiden arribar.
Calma sin salvación.
Calma sin banderas.
Playas de blanca arena de debilidad.
Se disipa la gloria del placer.
Solo el olor a uno mismo impregna el aire.
Impregna la bella celda a cielo abierto.
Carcel de mar.
Mar protector, que nos priva del calor del halago.

lunes, 30 de octubre de 2017

Manos cainitas


La crueldad es una fiera que habita en el interior de muchos hombres.
En el interior del mezquino.
En el interior del envidioso.
En el interior del miserable gandul, que desea lo que no ha trabajado.
El bello bosque, siempre es acechado por el incendiario.
Manos cainitas que blanden la quijada de asno, con la que mató Caín.

sábado, 28 de octubre de 2017

Burdas damas del vudú


Acuerdos de lupanar, de maleza y zorrera.
Tramas insensibles que urden delitos.
Personalismos de mediocres.
Sin piedad y sin justicia.
Corralas de mortificadores.
De ladrones diestros en hacer aspavientos.
Indignas especies que guardan las puertas del infierno.
Blasfemos sin sabiduría.
Ratas ávidas de ostentar las primeras filas de la gloria.
Asqueroso juego de caricaturas avernales de un nefando semidios.
Burdas damas del vudú.

viernes, 27 de octubre de 2017

La maldad nunca se autoexcluye


Genera vértigo el discurso del baladrón.
Los ladridos de la trupe de las acémilas.
Las olfateadoras de carroña.
Las hienas risibles que corren las calles.
La furcias plañideras.
Las sarnosas meretrices a las que les hiede la entrepierna.
La maldad nunca se autoexcluye.
Tiene que ser retratada por el níveo, para generar en la turbamulta algún rechazo.
La vulgaridad se viste en los atroces mercadillos de la casquería.
Se nutre de la sangre de las ametralladas, blancas palomas.
Zaínidad de zaínidad, todo en el zafio es zaínidad.

Jaca coja


Castillos de cartón fallero.
Coronas de hojalata.
Salón del trono de opereta.
Sueño circense.
Circo de pesadillas.
Rotas las correas que embridan el orden.
La macilenta milicia se desordena.
Jaca coja que ninguna corte reconoce que lleva corona.


CHILLÓN


Arañazo de tóxico esmalte rojo.
Metálicos párpados de falso amor.
Colores de guerra.
Voluminosos besos de insensible ácido hialurónico.
Mercadeo de cuatro esquinas.
De almizclado lupanar.
Talentos obvios.
Rendición de  vítreos ojos.
Saturadas mejillas de falso rubor.
Meta labrada y arada en el furor sin dulzor de los espasmos del falso y comprado amor.
Horas de vicio.
Los colores del mercado del vicio.
Claro, meridiano, chillón, refulgente, estridente y brillante.

jueves, 26 de octubre de 2017

Abrazos sin luz


Las migajas de lo nimio.
Las nimiedades en las que se enreda el mezquino.
Desafección que hace que uno centre su mirada en ultramar.
Abrazos sin luz.
Luz que el hipócrita nos intenta esconder con su abrazo.

lunes, 23 de octubre de 2017

Cuentas pendientes


Hay años de sequía y años de lluvias torrenciales.
Años inclementes y años sin clemencia.
Añoro la caricia incendiaria.
La gélida brisa de la desnudez.
Reverenciado amante que dinamita puentes.
Amante de las islas vírgenes.
Amante de las vírgenes de infinita bondad.
Son los placeres duros tormentos.
Árido se hace el lecho tras el goce.
Árido es el goce sin caricias.
Isla de ensimismamiento tras la traición.

viernes, 20 de octubre de 2017

Reina Letizia, "Vacaciones en Oviedo"








Reina de Asturias, podríamos llamar a Letizia de Borbón. Reina del glamour y de los asturianos y de sus corazones.
Es difícil crecer con el listón tan alto, pero no imposible y Letizia lo ha vuelto a hacer.
Vaporosa ha salido del Hotel y vaporosa y etérea como la glacial Audrey Hepburn, ha llegado al Teatro Campoamor.
Ha vuelto a confiar en su segundo Felipe, para brillar soberbia al lado del Rey Felipe VI.
Moño bajo y muy elaborado, frontal asimétrico con raya al lado y en la oreja despejada los diamantes negros de Grisogono. Simplemente espectacular.
Más no siempre es más y Leticia de Borbón, no necesitaba para estelarmente brillar, nada más.

Debacles


Hay debacles que son fruto de un proceso.
Hay procesos que dan como fruto una debacle.
Bufones que se creen líderes.
Liderados por una corte de bufones.

La efímera originalidad


Nunca las ideas son originales, la única originalidad estriva en nuestra efímera posesión.
Contenedores de talento que si no lo volcamos y compartimos sobre papel, será pasto del olvido.
Sólo las torres que levantamos, existen.
Sólo existe lo que ponemos en pie.
Creemos atar, y el tiempo todo lo desata.
Creemos vivir y la muerte nos sorprende y finiquita.
Tranquilidad de valle de lágrimas.
Reinas que brillan efímeras, con las ideas con las que otras Reinas, brillaron ayer.
Somos revisión, somos revival.

Reina Letizia, Reina de la revisión floral


"Revisar no es copiar, es sólo sublimar una anterior y ajena elección."
Irsia Carolain Sprimbol

jueves, 19 de octubre de 2017

Azul noche de Reina Letizia


De azul noche sin estrellas, es la mirada del olvido.
De desdén de amante aburrido, es la llaga del invierno.
Somos pirotecnia en la tormenta.
Somos luna en la charca de los desterrados infantes.
Somos piel que nadie, salvo el Rey, acariciará.
Olvido olvidado, que todos recordarán.
Aguamarinas que iluminan a girandola, la beldad.
Criticame, que en tu crítica, veré que sabes ladrar.

Ideal


Mi vida ametralla mis sueños.
Mis tropiezos dinamitan los puentes de mis metas.
Mudo las metas porque vivir es mudar.
Cambio mi norte, porque mi norte no es una meta, es un ideal.
Incansable, infatigable, persevero buscando la verdad.

domingo, 15 de octubre de 2017

Las reglas de juego comunes


Si uno elige seguir la senda del libre pensamiento, debe darse por señalado, por aislado, por marginado. Pensar en libertad margina, nos hace libre y no permite volar, pero volar solos.
La maldita filosofía, la maldita capacidad para reflexionar. Libres y malditos, libres y acosados.
El respeto no siempre depara respeto, con demasiada frecuencia depara animadversión y recelo, miedo. Miedo a la ofuscación que supone pensar, que supone el proceso de devanar el enredo del populismo, el lío de las frases de verbasco. Pensar no nos hace libres pero nos hace esclavos del orden, de la razón, de la verdad, y esa esclavitud que es la libertad de los Dioses, es la libertad de la razón que está sujeta al imperio de la ley, al imperio de unas reglas de juego comunes que impiden que se gane haciendo trampas en el tablero.

Arquitectura de la alienación


El populismo es muy dado a los estándares.
La alienación tiene mucho de zafio sectarismo.
Cubiles para desaparecer.
Celdas sin miras.
Nidos de uniformidad.
Nos ametralla el totalitario con la igualdad, porque sabe que haciéndonos iguales nos puede pastorear.
Solo las sociedades de pensamiento imperante y único, consienten las dictaduras.
La dictadura proletaria de enrasar.
Unidos en la miseria.
Unidos por manipuladores miserables, en un odio insano hacia el logro y la proeza, odio al poder libres pensar.
Ansiosos por controlar la prensa, cercenadores de la información, adictos al señalamiento, a los patibularios escarnios.
PODEMOS es basura que extiende la liberticida costumbre de alienar.
Arquitectura social de la alienación.
Ingeniería del odio.
Estafa piramidal.

Gavillas de zarzas


De cómo una gota envenena un pozo.
Así es la enfermedad, invalida a todas las partes.
Es postrante.
Genera indolencia.
Ahoga hasta al bien pensante, en el miasma de la indecencia.
Partes que tras embarbascar, se arrogan ser todo.
Todo, que en la tibieza, se rinde al veneno de parte.
Amapolas que ahoga la cizaña.
Cizaña que el valiente segador, apilará en gavillas.
Gavillas de enfermos, que arderán para hacer justicia, en plena plaza.

Buscame en las tormentas


Hay hondura en un centímetro.
Hay kilómetros sin ninguna hondura.
Suspiros que saben a gloria.
Gloria que no es atrapada por mil suspiros.
No busques la paz de tus días.
En la paz no habita el éxito.
Sólo el guerrero saborea el fracaso y sin desánimo prende de nuevo el hierro.
Hay batallas que se pierden por ausencia.
Hay días vividos sin presencia.
Más vale ser fogonazo cegador, que discreta y pusilánime pavesa.
Anchura de miras, anchura es tus días.
Cauce que muerde el lecho de pedernal y lastima con caligrafía indeleble el granito.
Soy el fruto del tiempo, no vivir tiempo sin dar fruto.
Amame y anexionarse a tu reino efímero, a tu reino al margen del viento.
del viento que esparce notas y propicia el olvido.
El mundo me olvidará, pero yo sé que he vivido.
Brillantes que caben en un puño, o banalidad que hace mil gavillas.
No me busques en la calma, mi ser persigue tormentas.
Mi ser es rayo, que si parpadeas te pierdes, pero que al impactar mueve montañas.
Ámame como la primera vez, ámame como si fuera la última.

sábado, 14 de octubre de 2017

Anorexia



Es inevitable no ser víctima de la vanidad, del narcisismo que nos vende el éxito social.
Ayunadores místicos, cuerpos famelizados para encajar en las tallas del triunfo.
No es una locura, es un inoculado veneno, un tóxico canon, camino maldito que cuando comenzamos a transitar nos aleja cada vez más del éxito perseguido.
Hambre física, que falazmente eleva un espíritu atormentado, camino de vertiginosos precipicios de tristeza y aislamiento.
Siempre entre bambalinas está el dolor del rechazo, el señalamiento, o la obsesión por no ser señalados.
Estándares de belleza malditos en los que la efímera juventud que perseguimos se esfuma en una cadavérica evanescencia de vacío y ausencia.
A veces el autocontrol es la peor de las cárceles, a veces buscando la belleza entramos en los cuartos del horror, en la asexualidad de una eterna e imposible adolescencia, en una androginia negada a la mayoría de los mortales.
Cárcel en la que sentimos que nuestros afectos son nuestros verdugos, son los crueles carceleros que quieren solamente que nos alimentemos.

El juicio de Apeles


Son muy remostosas las flores del mal, pringosas y apresadoras.
Apresa la cizañera mentira mucho inocente.
Bandadas de mirlos que cegados por el aderezo de la trampa, ciegamente creen.
Crédulos que abrazan la pirotecnia del bando, del pregón de la calumnia.
Flores toxicas que esparce con muy mala intención el perdedor, el ladrón, el mediocre.
Inocentes con orejas de asno, que como el Rey Midas se dejan convencer.
Juicios sin justicia, juicios patibularios mecidos por la ignorancia y la sospecha.
Crispado viento de envidia e ira que escarnia a la desnuda verdad.

Obituario


"Mi abuela decía, que una persona de bien sólo puede aparecer una vez en la prensa… en la sección de obituarios.”
"No es decente dar escándalos, prodigarse por las alfombras de la vanidad, desvestirse para atraer los focos, ser blanco de la amoralidad."
Irsia Carolain Sprimbol

No desvinculéis mi muerte de la verdad


Huracán de amargo café.
Entrevías de odio, ahí se envalentona el mediocre.
Controversias bajo el rododendro.
Ribereños meandros de dolor.
Duelos impuestos, duelos fruto de la colateralidad.
Zarzosas orillas donde se embosca el zafio.
Se arman y amenazan los retratados.
No es seguro apostar por el campo abierto de la verdad.
No se mata la verdad, no se amedrenta al valeroso.
Si les tratas como ellos te tratan, airados se ofenden.
No desvinculéis mi muerte de la verdad.
Porque me matan buscandola.

Ladrones de piedras


Cuando el idílico cuento cae al mar, cuando la sangría está en el flanco de las cuentas.
No es nada idílico, el retrato atroz de nuestras entrañas de ponzoña, nuestras tretas de hurto, nuestra amasada y nuciente riqueza.
Todo el teatro de la farsa es idílico, hasta que alguien nos pilla, hasta que el cándido, el sin mácula, con tesón, desentraña las cuentas del latrocinio.
Lo que no se ve, para el vulgo no existe.
Tuertos que son reyes en ausencia del visionario.
Nada es eterno, y a veces la mala fama nos sorprende con las manos aún manchadas de la sustraída grasa.
Ladrones de piedras, ladrones de tierra, ladrones de futuro, del grano para sembrar.
No se puede tener piedad de embaucador, del que siembra tribulación y envidia.
No se puede uno conmover con el gimiqueo de la banda de cuatreros, a los que la luz de la verdad retrata en su sordidez y escabrosidad.
Pensábamos que nuestros crímenes quedarían impunes, pero el aire nuevo, el aire sin viciar levantó certero las dobleces, descorrió lo velado y transmuto el orden, la jerarquía del robo, el orden donde lo rastrero era lo elevado, y lo recto y correcto era lo arrastrado.

Leído muy señalado


Está mi palma abierta para la puñalada del doncel.
Para la puñalada del cándido, para la puñalada del próximo.
Mordiscos en la mano de la caricia, en la mano que reparte el pan.
Rencor de caudales añejos, asentados y aguardientosos.
No trasmuta mi mueca el dolor.
La sonrisa es mi alabarda.
Hiere la risa a la fiera corniveleta que se escapó de la corrala.
Armado de distancia amable, con la furia de la educación.
Leído muy señalado, leído e incomprendido, soy yo.
Fiestas sin ramos, recepción de alharacas de odiador.

viernes, 13 de octubre de 2017

Papos ebrios de maldad


Apetito desordenado de carroñeros buitres.
Avecindadas alimañas que ladran a la inalcanzable luna.
Ratas de destellos doradas, chafarderas y pestilentes.
Avasalladora marea de bichos.
Escarabajos peloteros que defienden su tesoro de mierda.
No entra en mi rutina dejarme seducir por su vulgar desparpajo.
Infierno de corrientes de calles traseras, de corralas de bocas sin dientes.
Halitosis infecta de macilentas y aguardientosas bocas.
Ojos fisgones llenos de orzuelos y orinadas escleróticas.
Fango de letrina, lodo de excrementos de zorrera.
Averno con ínfulas de gloria.
Piara de cerdos que persiguen su San Martín.
Valle de descanso imposible.
Madriguera de envidias.
Cuatreros envidiosos.

jueves, 12 de octubre de 2017

Hispanidad


Mi corazón bombea sentimientos.
Riegan mi alma los colores de mi patria.
Me sobresalta el sentir, siento como sintieron mis ancestros.
Colores de historia, colores de tierra.
Hispanidad que me embarga.
Siento como camino unido.
Siento como ayudo a los que caminan conmigo.
Seres gregarios, que rememoramos los logros de nuestro Reino.
Las cimas alcanzadas por nuestra patria.
España piel de bravura.
Rica piel de matices.
Rico imperio de sublime mestizaje.

miércoles, 11 de octubre de 2017

Caricias lastimeras


Hay amigos que nos hacen menguar.
Amigos que nos muerden y entorpecen nuestra zancada.
Caricias lastimeras que nos ralentizan.
Vampiros, que se nutren en la sangría que ocasionan a nuestro tesón y fuerza.
Garrapatas que roban nuestro brillo y nos vuelven cenicientos.
Lastrantes afectos de deflagración.
Pedradas desde la corta distancia.

Amigos de farra


Los cómplices del drama, son las primeras ratas en huir del navío que zozobra.
Amigos del latrocinio, que cuando la faena del hurto se fameliza, se marchan.
No son tus amigos los que te sablean en la jarana.
Los que te jalean en la cresta de la ola de tus francachelas.
Amigos de farra que en la escasez te abandonan.
Todos los circos terminan con una bajada de telón.
Todas las alimañas terminan retratadas por una instantánea atroz.
Las caidas siempre tienen tufo a gresca de rameras.